jueves, 18 abril 2024

Los nuevos hábitos de vida y la estabilidad de la inversión aumentan la demanda de fincas rústicas

El sector inmobiliario rural en España se encuentra en una encrucijada de cambio y crecimiento. Con un pronóstico de aumento en la demanda de fincas rústicas durante el año 2024, el informe de tendencias elaborado por Gesvalt arroja luz sobre un fenómeno impulsado por los nuevos hábitos de vida y la estabilidad en la inversión. Este interés renovado por el campo se sustenta en varios pilares fundamentales que prometen redefinir la relación entre el ser humano y el entorno rural.

Uno de estos pilares es la recuperación de la inversión. Tras años de fluctuaciones y con la mirada puesta en la recuperación post-pandemia, el sector agrario se presenta como un refugio de estabilidad y potencial de crecimiento. La inversión en el medio rural no solo es vista como una oportunidad de diversificación para los inversores sino también como una vía para impulsar la economía de las zonas menos urbanizadas, fomentando la creación de empleo y el desarrollo de infraestructuras.

El acceso de los jóvenes al medio rural representa otro desafío y, a la vez, una oportunidad. La desconexión generacional con el campo ha sido una tendencia preocupante en décadas recientes. Sin embargo, la actual revalorización del estilo de vida rural, junto con iniciativas que facilitan el acceso de los jóvenes a la propiedad y gestión de tierras agrícolas, promete revivir el interés por la agricultura y actividades conexas. Este rejuvenecimiento de la población rural es crucial para la sostenibilidad a largo plazo del sector y para la innovación en las prácticas agrícolas.

- Advertisement -

El aumento de la productividad a través de la tecnología es, quizás, el factor más revolucionario. La digitalización y la adopción de tecnologías avanzadas en el ámbito agrario, como la agricultura de precisión, el uso de drones para el monitoreo de cultivos y sistemas de riego inteligentes, están transformando la manera en que se cultivan las tierras. Estas innovaciones no solo permiten una gestión más eficiente de los recursos sino que también abren la puerta a prácticas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.

Impacto económico y sostenibilidad

El informe de Gesvalt también destaca el incremento en el precio medio de la tierra para uso agrario, un indicativo del creciente valor que se le está atribuyendo al suelo rural. Este aumento, aunque moderado, refleja un interés creciente por parte de los inversores y anticipa una mayor competencia en el mercado. Los cultivos de hortalizas en invernadero en regadío, por ejemplo, han experimentado los mayores incrementos, especialmente en la región de Murcia, evidenciando el potencial de inversión en ciertas áreas de alta productividad.

La evolución territorial de los precios y la demanda de suelo agrícola varía significativamente de una región a otra, con incrementos notables en algunas zonas y contracciones en otras. Este fenómeno subraya la importancia de una estrategia de inversión bien informada que tenga en cuenta las particularidades regionales y el potencial de crecimiento a largo plazo.

En el horizonte se vislumbran desafíos, pero también oportunidades inmensas. La clave para capitalizar estas oportunidades residirá en la capacidad de integrar la innovación tecnológica con prácticas sostenibles que respeten y potencien el patrimonio natural del campo español. Asimismo, el fomento de la diversidad y la inclusión en el sector, particularmente en lo que respecta al rol de los jóvenes y las mujeres en la agricultura, será fundamental para garantizar un desarrollo equitativo y sostenible.

La visión de Gesvalt para 2024 no solo contempla un aumento en la demanda de fincas rústicas sino también un cambio profundo en la forma en que entendemos y valoramos el campo.

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS