domingo, 14 abril 2024

La caída en la compraventa de viviendas indica una tendencia muy negativa del mercado inmobiliario

El mercado inmobiliario español ha experimentado una notable contracción en 2023, marcando un punto de inflexión tras dos años de crecimiento constante. Este cambio de tendencia ha sido confirmado por los datos recientes publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que reflejan una disminución del 9,7% en la compraventa de viviendas, con un total de 586.913 unidades vendidas. Esta cifra supone una reducción significativa de 63.352 unidades en comparación con el año anterior, poniendo fin a un ciclo de crecimiento que había visto incrementos del 14,8% en 2022 y del 34,8% en 2021. Este descenso en las transacciones inmobiliarias se percibe como un indicador alarmante por los expertos del sector, quienes advierten de una tendencia de mercado muy negativa.

Sergio Gutiérrez, cofundador y socio director del club de agentes inmobiliarios Excellence Real Estate Circle, ha expresado su preocupación al afirmar que los datos actuales no reflejan completamente la difícil situación, especialmente en las grandes ciudades como Barcelona. La presencia de compradores internacionales en estas áreas ha ocultado parcialmente las dificultades financieras de las familias locales, que, ante la imposibilidad de acceder a la propiedad, optan por el alquiler, contribuyendo así al aumento de los precios del mismo.

La situación territorial muestra contrastes significativos. Mientras el Principado de Asturias registró un incremento del 5,6% en las compraventas de viviendas, convirtiéndose en la única comunidad autónoma con un balance positivo, Illes Balears experimentó el mayor descenso con una caída del 19,9%. Estas variaciones ponen de manifiesto las disparidades regionales dentro del mercado inmobiliario español, con algunas áreas mostrando signos de resistencia frente a la tendencia general de declive.

- Advertisement -

Los datos de diciembre de 2023 también revelan una disminución en el total de fincas transmitidas, con un total de 141.126, lo que representa una caída del 8,2% en comparación con el mismo mes del año anterior. Las compraventas de fincas registradas experimentaron un descenso aún mayor, con una reducción del 12,3% hasta las 73.604 operaciones. Estas cifras subrayan la desaceleración generalizada en el mercado, afectando tanto al sector residencial como al de propiedades más amplias.

Territorialmente, diciembre vio algunas excepciones a la tendencia negativa. Castilla y León, Castilla-La Mancha, y la Comunidad Foral de Navarra destacaron por registrar las tasas anuales de variación más elevadas en el número total de fincas transmitidas. Sin embargo, el País Vasco, la Comunitat Valenciana, y la Región de Murcia mostraron las tasas más bajas, reflejando la variabilidad del impacto del descenso en diferentes partes del país.

Este panorama complejo del mercado inmobiliario español pone de relieve los retos a los que se enfrentan tanto compradores como vendedores. La disminución en la compraventa de viviendas no solo complica el acceso a la propiedad para muchas familias, sino que también incrementa la presión financiera sobre aquellos que buscan vivienda en áreas urbanas, exacerbando la brecha entre quienes pueden permitirse comprar y quienes no.

Gutiérrez enfatiza la gravedad de la situación, señalando que el actual contexto del mercado no solo dificulta el acceso a la vivienda para los ciudadanos, sino que también contribuye a una presión financiera creciente para aquellos que aspiran a establecerse en áreas urbanas. Este escenario subraya la importancia de adoptar medidas que aborden tanto la oferta como la demanda en el mercado inmobiliario, con el fin de facilitar el acceso a la vivienda y asegurar un crecimiento sostenible a largo plazo.

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS