jueves, 18 abril 2024
InicioOpiniónVicios ocultos de una...

Vicios ocultos de una vivienda: ejemplos y cómo reclamar

Imagina que finalmente encuentras la casa perfecta y decides mudarte con gran ilusión. Todo parece ir bien al principio, pero con el paso del tiempo empiezas a notar ciertos problemas que no eran evidentes a simple vista. Estos problemas se conocen como vicios ocultos en una propiedad, y es crucial hacer reclamaciones al respecto lo antes posible.

Los vicios ocultos al comprar una vivienda suelen pasar desapercibidos al principio, pero con el tiempo se vuelven más evidentes, causando incomodidad y frustración al propietario. Por suerte, hay medidas legales que protegen a los compradores en estos casos.

Es importante señalar que los vicios ocultos no se limitan a transacciones de compra-venta, sino que también pueden surgir al alquilar una propiedad. En esencia, cualquier defecto que impida el uso óptimo de un bien se considera un vicio oculto. Estos problemas no hacen que la vivienda sea completamente inhabitable, pero sí afectan la comodidad esperada y violan un acuerdo tácito de buena fe entre comprador y vendedor.

- Advertisement -

Ejemplos de vicios ocultos en viviendas

La lista de vicios ocultos es extensa y diversa, pero la mayoría de ellos pueden clasificarse en las siguientes categorías:

  • Problemas relacionados con el agua: Los defectos como humedades en las paredes, filtraciones y goteras son comunes. Suelen ser consecuencia de una mala impermeabilización o tuberías deterioradas. La gravedad de estos problemas varía según su origen, pero es crucial abordarlos rápidamente para evitar que empeoren.
  • Problemas con la cimentación: Grietas y fisuras suelen aparecer con el tiempo, muchas veces debido a reformas inadecuadas o obras en edificios vecinos. En algunos casos, pueden ser resultado de una cimentación defectuosa durante la construcción inicial del edificio.
  • Acabados defectuosos: Los vicios ocultos en suelos, pinturas y acabados interiores, como abombamientos, decoloración, desprendimientos o infestación de carcoma o termitas, pueden deberse a una colocación incorrecta de materiales, falta de mantenimiento o baja calidad de los mismos. A veces, estos problemas están relacionados con problemas de humedad, filtraciones o goteras.
  • Mal comportamiento térmico-acústico: Problemas de ruido o temperatura pueden ser resultado de un aislamiento deficiente, causado por la falta de tratamiento de puentes térmicos o el uso de materiales inadecuados.
  • Mal funcionamiento del sistema eléctrico: Problemas en interruptores, luces o tomas de corriente pueden ser causados por una instalación obsoleta o defectuosa, o por el uso de materiales inadecuados. Afortunadamente, estos problemas suelen tener soluciones más sencillas en comparación con otros vicios ocultos.

¿Cómo detectar los vicios ocultos de una casa?

Detectar los vicios ocultos de una casa no es una tarea fácil, ya que suelen pasar desapercibidos a simple vista. Sin embargo, para evitar adquirir una propiedad en mal estado, es recomendable realizar una exhaustiva inspección. Cuando estés verdaderamente interesado en una casa, lo mejor es:

  • Ir acompañado de un perito que acredite su perfecto estado: Aunque pueda parecer un servicio costoso, contar con un perito puede evitar futuros problemas. El costo varía entre 150€ y 400€, y si decides comprar la vivienda, puedes negociar con el vendedor para compartir el gasto.
  • Solicitar la Inspección Técnica de Edificaciones (ITE): Este documento realizado por un técnico cualificado evalúa periódicamente si los elementos comunes del inmueble cumplen con los requisitos de seguridad establecidos por la ley. Como posible comprador, tienes derecho a consultar la ITE antes de tomar una decisión.
  • Preguntar a los vecinos: Consultar con los vecinos puede proporcionarte información sobre la historia de la casa, su estado previo y cualquier anomalía del edificio que no sea evidente a simple vista.
  • Solicitar al dueño que firme un contrato por vicios ocultos: Como condición para la compra, puedes exigir al vendedor que firme un documento en el que certifique que la casa está en buen estado. Este contrato será útil si descubres algún vicio oculto en el futuro y necesitas reclamar al vendedor.

He encontrado vicios ocultos en mi vivienda de segunda mano, ¿cómo puedo reclamarlos?

Tanto si eres el nuevo dueño como el nuevo inquilino, es importante que sepas que cuentas con protección legal contra los vicios ocultos.

Según lo establecido en el artículo 1486 del Código Civil, tienes el derecho de ejercer una acción redhibitoria en caso de detectar vicios ocultos al comprar una propiedad. Esta acción te permite rescindir el contrato y solicitar el reembolso de los gastos en los que hayas incurrido. Además, si puedes demostrar que el vendedor tenía conocimiento de estos vicios, puedes exigir una compensación adicional.

En el caso de un alquiler, el inquilino tiene la opción de rechazar el contrato y abandonar la propiedad o recibir una compensación económica del arrendador, posiblemente a través de una oferta o un descuento en el alquiler.

Es importante recordar que mis recomendaciones inmobiliarias están diseñadas para evitar este tipo de situaciones, entre otras. Sin embargo, si te enfrentas a vicios ocultos, es crucial presentar la reclamación dentro de un plazo máximo de seis meses.

Si a pesar de haber inspeccionado la propiedad y consultado con vecinos y expertos, descubres vicios ocultos, no te preocupes, ya que hay soluciones disponibles. Dependiendo de la gravedad del problema, podrías optar por una de las siguientes acciones:

  • Acción redhibitoria: Si el vicio oculto afecta gravemente la habitabilidad de la vivienda, tienes el derecho de cancelar el contrato de compraventa y solicitar el reembolso del pago, incluyendo los gastos de adquisición. Además, si demuestras que el vendedor actuó de mala fe al conocer previamente los defectos ocultos, puedes reclamar una indemnización por los daños y perjuicios causados.
  • Acción quanti minoris: Si el vicio oculto es significativo pero no afecta la habitabilidad de la vivienda, puedes exigir al vendedor una reducción del precio pagado, proporcional al costo estimado de la reparación según los peritos.

El plazo para llevar a cabo cualquiera de estas dos acciones es de seis meses en el caso de viviendas de segunda mano, contados a partir de la fecha de entrega del inmueble, y de hasta dos años en el caso de viviendas nuevas. El procedimiento a seguir es el siguiente:

  • Valoración del daño: Evalúa la naturaleza del daño y determina si se debe a un defecto de construcción o a un uso inadecuado. Para esto, solicita un informe a un técnico cualificado, como un arquitecto o arquitecto técnico, quien también estimará el costo de la reparación.
  • Notificación al vendedor: Comunica por escrito y de manera cordial al vendedor los defectos ocultos encontrados y los daños que han causado. Incluye la fecha del contrato y establece un plazo razonable para que se resuelvan los problemas. Si el vendedor asume su responsabilidad adecuadamente, el proceso de solución será más rápido y económico.
  • Recurso a la mediación: Si el vendedor no acepta su responsabilidad, recurre a la oficina de mediación, como el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos de tu provincia. Esta entidad actuará como mediadora entre ambas partes para evitar llegar a un juicio.
  • Proceso judicial: Si la mediación no resuelve el conflicto, inicia un proceso judicial. Los tribunales decidirán quién debe hacerse cargo de la reparación de los vicios ocultos. Es crucial haber reunido pruebas que demuestren la existencia del vicio oculto antes de adquirir la propiedad y los daños que ha causado, para que el vendedor sea responsable de ellos.

¿Qué hacer si los vicios ocultos aparecen después de 6 meses o 2 años?

Existen vicios ocultos que pueden surgir después de que haya expirado el plazo establecido por el Código Civil para presentar reclamaciones. En este caso, es posible recurrir a la póliza de responsabilidad civil, la cual cubre parcial o totalmente los costos de reparación de estos defectos. La duración de validez de estos seguros varía según el tipo de vicio oculto que necesite ser solucionado.

  • Para los defectos en elementos estructurales, como la cimentación, los forjados y los muros de carga, el seguro tiene una validez de diez años y cubre el 100% del daño ocasionado a la vivienda.
  • En el caso de problemas con las instalaciones que afecten a la habitabilidad de la vivienda, la validez del seguro es de tres años, pero este solo se hace cargo del 30% del costo de la reparación.
  • Para los desperfectos en acabados, la validez del seguro se reduce a un año y solo cubre el 5% del costo total de la reparación.

¿Qué pasa si la agencia inmobiliaria me oculta información o desperfectos?

La agencia inmobiliaria podría incurrir en un delito de estafa inmobiliaria, específicamente en el tercer punto del artículo 251. Este tipo de engaño ocurre cuando el vendedor de una vivienda oculta las cargas que pesan sobre ella o crea gravámenes después de haberla vendido, con la intención de obtener beneficio para sí mismo y perjudicar a los compradores.

Las cargas que suelen ocultarse incluyen hipotecas, servidumbres, embargos o la existencia de un usufructuario de la vivienda. Cuando se vende una propiedad, se transfieren al nuevo propietario tanto la titularidad como las cargas asociadas.

Dentro de este tipo de estafa, también se incluye la venta o alquiler de propiedades en condiciones que difieren significativamente de lo anunciado, con daños o desperfectos que aumentan los costos de inversión. Aunque es posible prevenir este tipo de fraude visitando la propiedad antes de firmar cualquier acuerdo, hay que tener precaución ante la existencia de agencias inmobiliarias falsas.

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS