miércoles, 22 marzo 2023
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

El ‘efecto lupa’ de un rascacielos en Londres

Un detalle, aparentemente sin importancia, se le pasó por alto al arquitecto uruguayo Rafael Viñoly cuando diseñó la torre ‘Walkie Talkie’, en medio de la City, la zona céntrica de negocios de Londres.  El de las consecuencias que la exposición al sol de los paneles acristalados del rascacielos iba a tener. Los vecinos y paseantes lo están pudiendo comprobar.

La alta temperatura, incluso cercana a los 100 grados centígrados en el foco de la exposición, está produciendo fenómenos que inicialmente nadie se explicaba, como que las alfombras de algunos establecimientos aparecieran, de un día para otro, con extrañas quemaduras, o que se quemen coches. No salían de su asombro hasta que se han conocido las causas.

A pesar de estar ya casi a punto de iniciarse el otoño, y no estar en España sino en la capital británicas, durante las dos horas punta del mediodía, cuando el sol refleja justo en la estrecha calle sobre los cristales del rascacielos en construcción, las temperaturas pueden llegar a ser ridículamente altas.

El hecho de que el edificio, además de ser alto y de cristal, sea curvo, provoca que debido a la gran superficie expuesta al sol sea mucha la energía solar que recoge, y que concentra en unos pequeños metros de la calle. Los reflectores utilizados se usan en España para atraer y generar energía solar, y por eso se pensó en ellos. Lo que a nadie se le ocurrió son las consecuencias que iba a tener en esas horas centrales del mediodía.

LandSecurities y Canary Wharf Group, las dos empresas promotoras del inmueble, situado en el número 20 de Fenchurch Street y valorado en unos 225 millones de euros, han articulado, como medida previsora para evitar males mayores, un andamio que cubre el edificio y han levantado una gran pantalla para evitar que los rayos del sol continúen reflejándose en los ventanales del rascacielos. También han conseguido que el Ayuntamiento de Londres impida aparcar más vehículos en la zona más expuesta, esa en la que algún que otro coche quedó literalmente calcinado.

La nueva torre ha sido diseñada para que, en 2014, albergue en la parte superior del edificio, en la planta 37, un Skygarden, mirador de acceso público para contemplar la ciudad y los rascacielos que en los últimos cinco años se han levantado en Londres.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS