miércoles, 22 mayo 2024
InicioMercado InmobiliarioStock InmobiliarioFondos árabes avanzan para...

Fondos árabes avanzan para quedarse con la Ciudad Financiera del Banco Santander

Adquirir un activo de tanto empaque, como la Ciudad Financiera del Banco Santander, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte, y, además, asegurarse que el propio banco tiene contrato para permanecer como inquilino hasta el año 2048, resulta toda una tentación.

El problema es que su compra, a pesar de los descuentos que se atisban -muy por debajo de los 3.500 millones de euros en los que está tasado-, requiere de un desembolso al alcance de muy pocos.

Por eso, las dos únicas ofertas que han llegado al bufete Lexaudit & Concursal, administrador concursal de la liquidación del Grupo Marme Inversiones 2007, propietaria del complejo, han sido dos fondos árabes, AGC Equity Partners y Aabar Investment.

- Advertisement -

En el caso de que el informe de liquidación se terminase y alguna de las dos ofertas se echara atrás, los acreedores han preparado una alternativa para quedarse con la Ciudad Financiera mediante el canje de deuda por el activo. El Banco Santander posee un derecho preferente de tanteo sobre cualquier oferta, pero no parece que vaya a entrar en el tema.

Los inversores Derek Quinlan y Glenn Maud crearon Grupo Marme en 2008 con el único objetivo de comprar la propiedad de la Ciudad Financiera a Banco Santander por 1.900 millones, lo que supuso para la entidad entonces presidida por el fallecido Emilio Botín apuntarse unas plusvalías de 600 millones de euros.

Lo hicieron gracias al préstamo otorgado por RBS, HSH Nordbank, Deutsche Postbank, Bayerische Landesbank, Raffeisen Zentralbank, ING y el banco español Caixabank, pero en 2011 empezaron a tener problemas para cumplir con los vencimientos, que finalmente les llevó a entrar en concurso en 2014, con una deuda de 1.900 millones de euros.

Quinlan y Maud fueron cesados como responsables de la concursada en agosto de 2014. Tanto de la matriz, Marme Inversiones, como de otras dos sociedades vinculadas: Delma Projectontwikkeling BV y Ramblas Investments BV. Ambas, con sede social en Amsterdam.

Antes del concurso, muchos de estos bancos vendieron parte de la deuda, unos 400 millones de euros, a cinco fondos de inversión, con descuentos que casi llegan al 30%. Ellos serán los que saquen mayor ventaja del proceso de liquidación.

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS