sábado, 13 abril 2024

Apostar por el biometano para dinamizar la economía en el medio rural

La Comunidad de Castilla y León, que solo cuenta actualmente con una planta en funcionamiento y otras cuatro en proceso, puede convertirse en la primera región de España en generación biometano inyectable a la red de gas natural.

Esta alternativa verde, que se produce a partir de residuos orgánicos, podría generar una inversión de más de 10.000 millones de euros y más de 5.000 empleos directos en Castilla y León.

Los colegios de ingenieros industriales de Castilla y León reclaman a las administraciones que apuesten decididamente por la instalación de plantas de biometano inyectable a la red de gas natural, una energía limpia generada a partir de residuos agrícolas, ganaderos y subproductos orgánicos de la industria agroalimentaria, que cumple con los estándares de la economía circular y que contribuiría a fijar población y a dinamizar la economía en el medio rural.

- Advertisement -

A la luz de los informes elaborados por expertos en esta materia, que señalan a Castilla y León como la Comunidad con mayor potencial de crecimiento en la generación de gas metano, los ingenieros industriales instan al Gobierno de la nación, a la Junta y a las corporaciones locales a facilitar —en función de sus competencias— la construcción de plantas de gas metano con incentivos económicos y fiscales, simplificando trámites y reduciendo la burocracia.

“Un impulso decidido a favor de esta energía renovable es una apuesta por el futuro, por la descarbonización, por la economía circular, por la independencia energética, por la creación de empleo y la generación de riqueza, especialmente en el medio rural”, han afirmado los representantes de los colegios de ingenieros industriales de Castilla y León, en el transcurso de la reunión que han mantenido para analizar la situación de la Comunidad en relación con el compromiso internacional de reducción de los gases contaminantes.

En el encuentro han participado los decanos de los colegios de Burgos-Palencia, Ignacio Velázquez, y de León, Antonio Fernández, así como el presidente del Colegio de Valladolid —Iñaki Bengoetxea— y el exdecano de León, Agustín Nogal. Además, los representantes de los colegios de ingenieros industriales han contado con el asesoramiento del ingeniero industrial Óscar Fernández Campo, de la empresa Comacal, que ha intervenido en la integración de los equipos de combustión de varios proyectos de este tipo.
La Comunidad con más potencial

Castilla y León podría albergar unas 520 plantas de biometano, casi la cuarta parte potencial desarrollo nacional (2.300 plantas), que producirían 37.780 millones de kWh/año (el 23% del total nacional previsible), según el ‘Estudio de la capacidad de producción de biometano en España’ elaborado por la Asociación Española de Gas (Sedigas) en colaboración con PwC y Biovic.

Número estimado de plantas de biometano que se podrían poner en funcionamiento en cada comunidad autónoma, ‘Estudio de la capacidad de producción de biometano en España’ elaborado por la Asociación Española de Gas (Sedigas).

El informe afirma que la materialización de este plan supondría una inversión de 10.112 millones de euros en Castilla y León, así como la creación de 5.156 empleos directos y 10.915 indirectos.

En cuanto a la tipología de las plantas de biometano, el informe pone en valor la importante actividad agroalimentaria de la Comunidad y estima que podrían operar 271 plantas de residuos agroganaderos, de lodos (depuradoras de aguas residuales) y de residuos sólidos urbanos, así como 215 de residuos de cultivos intermedios y 34 de biomasa forestal.

Y por otro lado, si se cumplieran las previsiones de crecimiento en toda España, las plantas de biometano podrían producir 163.000 millones de kWh/año, lo que permitiría cubrir cerca del 45% de la demanda nacional de gas natural, con un impacto en la economía de las familias muy significativo.
De hecho, añade el informe de Sedigas, si en España se hubiera generado esta producción en 2022, habría supuesto un ahorro de unos 4.000 millones de euros en la factura de los consumidores.

Cuatro nuevas plantas

Castilla y León cuenta en la actualidad con una única planta de biometano que inyecta gas a la red para su distribución, ubicada en la provincia de Burgos. Sin embargo, este mismo año entrarán en funcionamiento cuatro plantas más, “lo que pone de manifiesto la capacidad de crecimiento que ya tiene esta fuente de generación”.

En concreto, está prevista la entrada en funcionamiento de una planta en Villacastín (Segovia), otra en Ólvega (Soria) y dos en Valladolid (Cabezón de Pisuerga y Olmedo). Además, ya está proyectada otra planta en Carbonero El Mayor (Segovia).

“En todo caso, el verdadero desarrollo de esta actividad se produciría con un marco normativo homogéneo y más favorable en toda España, porque la situación actual nos sitúa muy lejos todavía de otros países de la UE”, lamentan los ingenieros industriales.

Impulso de la UE

El biometano se presenta como una alternativa real en toda Europa, tras recibir el respaldo de la Comisión con la aprobación del Plan REPowerEU a raíz de la invasión de Ucrania, con el objetivo de reducir la independencia energética del gas ruso.
En concreto, la Unión ha fijado el objetivo de producción en los 35.000 millones de metros cúbicos de biometano en 2030, al tiempo que ha animado a los Estados miembros a desarrollar medidas fiscales para fomentar el ahorro de energía.

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

Compromisos electorales frente a la realidad de ejecución en materia de vivienda

La política de vivienda en España enfrenta desafíos significativos en cuanto...

Las agencias inmobiliarias protestan por la marginación del Gobierno

FADEI, la patronal del sector inmobiliario español, denuncia la “marginación” de...