domingo, 26 mayo 2024

El Supremo corta el vuelo a Las Palmas

En el tema urbanístico, siempre hay cosas que resultan difíciles de entender, como que un Ayuntamiento califique un suelo urbano ya consolidado como no consolidado. Pero ha ocurrido, y el Tribunal Supremo se ha encargado de enmendar la plana al consistorio de la capital grancanaria.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha decretado la nulidad del Plan General de Ordenación Municipal de Las Palmas de Gran Canaria del año 2000, en lo relativo a la categorización de los terrenos de la zona del Canódromo como suelo urbano no consolidado, pese a que se reconocía como área de edificabilidad agotada.

Del mismo modo, anula el Plan Especial de Ordenación ‘El Canódromo’, aprobado por el ayuntamiento en el año 2003, ya que tenía su cobertura en el Plan General. La Sala estima parcialmente el recurso de la Asociación de Vecinos Ciudad Alta que pleiteó contra el ayuntamiento cuando pasó de considerar el suelo del canódromo como urbano consolidado a no consolidado, avalando la construcción de torres de viviendas en la zona.

- Advertisement -

Según los recurrentes, no fue la necesidad de construir una vía subterránea en la zona –como alegaba la Corporación— sino la de permitir una intensa edificabilidad destinada al uso residencial, cuya entrega a una empresa privada había previamente pactado mediante un convenio urbanístico.

La sentencia da la razón a la asociación en cuanto a la falta de justificación y de motivación de los planes y el cambio de categorización del suelo, pero no aprecia ‘desviación de poder’ en la actuación administrativa. Según la Sala, con los elementos de prueba disponibles no se ha acreditado que la actuación administrativa responda a los fines espurios alegados por los recurrentes.

El Supremo muestra además su discrepancia con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias por incluir, “de manera innecesaria”, en la sentencia de instancia, la consideración de que, fuese cual fuese el pronunciamiento judicial, carecería de eficacia práctica pues las determinaciones aplicables al Canódromo serían las contenidas en el Plan General de Ordenación de 2005.

“Precisamente por no haber sido objeto de enjuiciamiento esa adaptación básica del Plan General aprobada el 9 de marzo de 2005, ningún juicio cabe aventurar acerca de la ordenación que en él se establece, ni en sí misma considerada, ni en su relación con las determinaciones del Plan General de 2000 y del Plan Especial de 2003 que hemos declarados nulas”, explica al respecto el Supremo.
 

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

El fin de la inflación: una utopía creciente

Ipsos, una de las principales empresas de investigación de mercados del...

Madrid, el mejor destino para invertir en residencial en Europa

• La inversión necesaria para desarrollar los ámbitos urbanísticos que den...

La contaminación se dispara por el tráfico y la falta de lluvias

La contaminación, provocada principalmente por el tráfico rodado, se ve agravada...

Madrid, epicentro europeo para las empresas extranjeras

● 1 de cada 2 empresas extranjeras eligen Madrid como sede...

Bancos de pruebas para la industria del sector de la construcción

• Los dos bancos de pruebas (test beds) están ubicados en...

La burocracia dificulta la entrega de viviendas sociales

Grupo Vía ha organizado el evento “Nuevas promociones inmobiliarias, que ha...

Be Casa San Sebastián de los Reyes premio mejor iniciativa living

• Be Casa San Sebastián de los Reyes ha sido galardonada...

7 métricas que los minoristas pueden monitorizar con las TI

Los sistemas Customer Experience Management amplían el alcance de las tradicionales...