jueves, 18 abril 2024

El presidente del G-14 no ha conocido una crisis como ésta

Madrid. “Desde mi experiencia de treinta años, la de ahora es una situación única”. Con esta contundencia se expresaba, durante su intervención en la Conferencia Inmobiliaria previa al Sima, el presidente del G-14 y de las inmobiliarias Testa y Vallehermoso, Fernando Rodríguez-Avial. Por ello, abogaba por abordar una reestructuración drástica del sector que, matizaba, debe verse como algo “positivo”.

“Somos un sector a largo plazo que solo funciona con financiación”, prosiguió, “y no hay porque el sistema financiero está muy mal, como lo creen en el extranjero”, piensa. Además, se muestra convencido de que los mercados, ahora, no se creen que, por muchas medidas que se tomen, se solucionarán los problemas. Lo mismo que le sucedió al anterior Gobierno.

Y esa incredulidad se nota en las continuas peticiones de mayores recortes por parte de los mercados. En este sentido, y en relación con los activos inmobiliarios, “se han hecho provisiones muy duras, pero siguen sin ser suficientes. Quieren más”, asegura Rodríguez-Avial, para quien ese 7% de cobertura para cubrir los activos, supuestamente normales, tampoco bastará.

- Advertisement -

Por todo ello, el sector inmobiliario español debe entrar en un escenario completamente diferente, que requiere, en primer lugar, contar con unas estadísticas fiables para conocer, entre otras cosas, el alcance real de las viviendas en ‘stock’ y una transparencia de precios. “En el sector de las oficinas todo el mundo sabe lo que cuesta el metro cuadrado y hasta en zonas concretas. Existen informes trimestrales que lo certifican. Y en la vivienda también debería existir esa transparencia para saber a qué atenernos”, añadía el presidente del G-14.

Respecto a la producción de vivienda, Rodríguez-Avial cree que hay que volver a las cantidades que se daban hasta hace una década, antes del ‘boom’ inmobiliario, de unas 200.000 o 250.000 viviendas en total, en venta y en alquiler, libres y protegidas, nuevos desarrollos o rehabilitación”, y que todos los promotores hagan de todo.

En cuanto a los precios, cree el presidente de las dos inmobiliarias del Grupo Sacyr que hay que converger, como se había hecho siempre, de forma que la diferencia entre una libre y una protegida fuera, como mucho, de uno a dos, y desterrar para siempre esa relación que llegó a darse de uno a cinco.

Por último, cree que va a haber menos financiación tanto para empresas como para particulares, y que las viviendas serán financiadas a un máximo del 70%. Por ello, como la mayoría de los jóvenes no van a contar con el 30% restante, no habrá viabilidad para muchas operaciones. Circunstancia que llevará, de manera inevitable, hacia el alquiler.

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS