lunes, 15 julio 2024

Hallan un tramo de la muralla medieval de Barcelona durante las obras en La Rambla

Las obras de reurbanización en La Rambla de Barcelona han revelado un descubrimiento arqueológico de gran relevancia: un tramo de la muralla medieval y uno de sus antiguos portales de entrada. Estos restos, que datan de los siglos XIII y XIV, forman parte de la estructura defensiva que protegía la ciudad en esa época. Los trabajos de control arqueológico previstos en el proyecto han permitido identificar y documentar estos vestigios históricos, destacando la importancia de la zona para el patrimonio cultural de Barcelona.

Durante las excavaciones, se ha encontrado un tramo significativo de la muralla, junto con un portal de entrada conocido como el Portal de Trentaclaus o dels Ollers, ubicado en la actual Calle de los Escudellers, cruzando la Plaza del Teatro. Este portal y la muralla asociada protegían la entrada sur de La Rambla, un área clave en la configuración urbana de la Barcelona medieval. Los hallazgos se han hecho en varios tramos debido a la viabilidad técnica y la presencia de arbolado y tráfico vehicular, lo que ha requerido una planificación cuidadosa de las excavaciones.

Detalles del hallazgo y su contexto histórico

Los restos descubiertos corresponden al cierre original de La Rambla, construido entre finales del siglo XIII y mediados del siglo XIV. Este tramo de muralla documentado en las obras de reurbanización tiene una altura conservada de hasta tres metros en algunas secciones, especialmente en el extremo norte de La Rambla, cerca de Plaza de Cataluña. A pesar de ser un pequeño tramo, su preservación ofrece una ventana única al pasado medieval de la ciudad.

- Advertisement -

La historia de la muralla de Barcelona se remonta a 1285, cuando el rey Pedro II el Grande ordenó la fortificación urgente de la ciudad durante una confrontación con Francia. Esta primera defensa se construyó con muros de tapia y torres de madera. Tras el conflicto, el Consell de Cent asumió la tarea de fortalecer de manera más permanente las defensas de la ciudad, emprendiendo la primera gran obra pública bajo su gestión. Este nuevo lienzo defensivo incluyó y mejoró portales existentes como Boqueria, Portaferrissa y Jonqueres, y añadió otros nuevos como el Portal Nou en 1295.

La configuración de Barcelona en el año 1300, visible en los planos históricos de la época, muestra cómo La Rambla formaba parte integral del perímetro amurallado, que abarcaba áreas que hoy conocemos como Plaza Cataluña, Plaza Urquinaona, Paseo de San Juan, Calle Trafalgar, Arco de Triunfo y Parque de la Ciutadella. Durante el conflicto bélico con Castilla en 1357, el Consell de Cent decidió mejorar aún más las murallas de finales del siglo XIII, lo que incluyó la adquisición de tres canteras en la montaña de Montjuïc para reforzar el perímetro de la ciudad vieja.

Impacto cultural y arqueológico de los hallazgos

Estos hallazgos no solo enriquecen el conocimiento histórico de Barcelona, sino que también aumentan el valor cultural y arqueológico de la ciudad. La identificación y preservación de la muralla y el portal de entrada en La Rambla ofrecen una visión detallada de la evolución urbana y defensiva de la ciudad durante la Edad Media. Los restos arqueológicos encontrados permiten a los historiadores y arqueólogos reconstruir con mayor precisión la estructura y el desarrollo de Barcelona, proporcionando una comprensión más profunda de su pasado.

La importancia de estos descubrimientos se extiende más allá del ámbito académico, ya que también tienen un gran valor para los residentes y visitantes de Barcelona. La posibilidad de acceder a fragmentos tangibles de la historia medieval de la ciudad fomenta un sentido de identidad y continuidad, conectando a las personas con sus raíces históricas. Además, estos hallazgos pueden influir en futuros proyectos de desarrollo urbano, subrayando la necesidad de integrar la preservación del patrimonio cultural en la planificación y ejecución de obras públicas.

La reurbanización de La Rambla y el descubrimiento de la muralla medieval subrayan la rica historia que subyace bajo la moderna Barcelona. A medida que continúan las excavaciones, es probable que se desvelen más secretos del pasado de la ciudad, contribuyendo a una comprensión más completa y matizada de su desarrollo a lo largo de los siglos. Este proceso no solo beneficia a los estudiosos y entusiastas de la historia, sino que también enriquece la experiencia cultural de todos aquellos que viven en o visitan Barcelona, reforzando su posición como un importante centro histórico y cultural en Europa.

- Advertisement -

Comparte las Noticias en tus Redes Sociales

Síguenos

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

La inversión inmobiliaria crece gracias al segmento hotelero

• De abril a junio, la inversión inmobiliaria en España ha...

Tendencias y retos del mercado residencial para la segunda mitad de 2024

Sociedad de Tasación ha elaborado un análisis de la situación actual...

Acuerdo para la construcción de 2.000 viviendas protegidas en Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio de la Zona Franca...

Un fondo de Hines y Grupo Lar presentan una OPA por Lar España

• Se trata de una Oferta Pública de Adquisición voluntaria a...

Ahora, Barcelona avanza con los fondos Next Generation EU

El alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha solicitado la extensión de...

Madrid impulsa 1.200 viviendas para jóvenes en El Cañaveral

El Ayuntamiento de Madrid, a través de la Empresa Municipal de...

Aumento de SOCIMI cotizadas en lo que resta de año

• El nuevo segmento BME Scaleup es el mercado donde más...

Dos nuevos centros logísticos en Madrid y Toledo suman más de 30.000 m2

• Los edificios han sido construidos siguiendo estrictos criterios de sostenibilidad...