Inmodiario

La alcaldesa de Barcelona afronta una batalla judicial por la imposición del 30% de vivienda protegida. Empresarios y asociaciones preparan una avalancha de consultas a los grandes bufetes para frenar legalmente la controvertida iniciativa de Ada Colau.

'No podemos quedarnos de brazos cruzados' confiesa un promotor catalán. La medida llevada a cabo por la alcaldesa de Barcelona, impone un 30% de viviendas protegidas en las nuevas promociones residenciales. Hecho que ha desatado un sinfín de consultas a los mejores bufetes del país. Para preparar un frente legal contra la imposición de esta iniciativa.

Empresarios, a título individual, y diversas asociaciones están analizando cómo actuar para impedir que la medida prevista tome forma y acabe siendo aprobada el próximo mes de octubre. Y si la iniciativa sigue en marcha, que sean resarcidos de alguna manera, hasta que los tribunales decidan al respecto.

'Existen tres frentes a explorar', señala Luis Gualtieri (CEO de Oi Realtor). 'Por un lado, se trata de una iniciativa contraria al marco legal ya que la competencia para aplicar una media así solo corresponde a la comunidad autónoma. En este caso la Generalitat de Cataluña'.

'También se están estudiando actuaciones para impedir que se pueda paralizar los proyectos, en caso de que el Ayuntamiento de Barcelona siga adelante. Y finalmente se reclamará responsabilidades patrimoniales, porqué de seguir adelante con la medida todos los barceloneses deberán compensar a los promotores por la decisión de su alcaldesa'.

La medida propuesta por Colau modificaría el Plan General Metropolitano de Barcelona. Se trata de un cambio que afecta a edificios plurifamiliares, tanto de nueva promoción como de rehabilitación del parque residencial, siempre que supere los 600 metros cuadrados.

Consecuencias para el mercado inmobiliario

Mientras se prepara la ofensiva judicial, la que propuesta de Colau ha comenzado a paralizar operaciones de compraventa de suelo que estaban cerca de cerrarse.

'A día de hoy, solo se compran proyectos si existe una importante rebaja de precio', señala un promotor. 'La posibilidad de una medida así genera incertidumbre y malestar'.

'De hecho, la parálisis de las nuevas promociones y el impacto que la exigencia de un 30% de vivienda protegida tendrá un enorme impacto en el mercado de vivienda libre'.

La escasez de oferta sumada a la desactivación de nuevas promociones encarecerá el parque barcelonés de una manera artificial. Por un lado, la tercera parte de vivienda social disparará aún más los precios en Barcelona. Una ciudad en la que el 40% de la oferta de pisos supera el medio millón de euros.

Y por otro lado, la comercialización de nuevas promociones en la zona alta de la ciudad generará un conflicto entre residentes. 'Cómo se van a construir viviendas de lujo junto a pisos sociales?', alerta un promotor.