domingo, 5 febrero 2023
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

Socimis de cercanía

El mercado del alquiler inmobiliario está inquieto. Sabe que está a punto de mejorar su expectativa futura si, por fin, empiezan a constituirse Socimis (Sociedades Cotizadas de Inversión del Mercado Inmobiliario, cuyo objeto social principal es la adquisición y promoción de bienes inmuebles para su arrendamiento) e incorporarse al Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

En estas últimas semanas, se vienen alzando voces críticas por la tardanza en aparecer las primeras Socimis en España desde que se aprobó la reforma de la Ley. Conviene recordar que ésta vio la luz el pasado 28 de diciembre y que la CNMV y el MAB no concluyeron sus regulaciones específicas para su cotización en el Mercado Alternativo Bursátil, hasta mediados del mes de marzo, por lo que apenas llevamos tres meses desde que vio la luz tan importante reforma.

Además del corto periodo de tiempo transcurrido, no resulta sencillo para los grupos propietarios tomar la decisión de iniciar un proceso de reestructuración patrimonial, en el que tienen que intervenir un alto número de asesores y especialistas, que le ayuden a concluir la adaptación de una cartera de inmuebles valorada en varios millones de euros, al nuevo entorno regulatorio y fiscal. La labor del Asesor Registrado, como coordinador de este proceso, puede llevar entre dos y tres meses de intenso trabajo con el promotor de la SOCIMI y con los distintos especialistas (legales, fiscales, inmobiliarios, auditores… ).

Hay que entender por tanto, la calma y reticencias que se toman los grupos propietarios de inmuebles, que ven la nueva figura legal como un instrumento poliédrico de inversión, capaz de dar mucho juego a emisores e inversores, más allá de las ventajas fiscales que permite la Ley recién reformada. Y tardan en llegar también, porque han de conjugarse dos acciones que no siempre se ponen de acuerdo y, mucho menos cuando hablamos de bienes raíces. De los diversos grupos empresariales interesados en crear Socimis, hay dos que destacan por su importancia: los grupos familiares, rápidos en decidir pero lentos en ejecutar y los grandes grupos inmobiliarios y no residentes, lentos en sus decisiones, pero rápidos en ejecutarlas, que no se espera su llegada hasta 2014.

A las Socimis que vayan creando los grupos familiares las denominaremos “Socimis de cercanía”, ya que se trata de pequeños grupos propietarios de inmuebles con marcado carácter local, que se distinguen porque la particular composición de sus activos responde a la cercanía de residencia y del conocimiento del entorno inmobiliario que posee el propietario. Esta particularidad debe ser valorada por los inversores futuros, porque estamos hablando de un conocimiento arraigado, no reciente, que proviene de muchas décadas atrás y no sólo de los propietarios actuales, sino de los antepasados de éstos que se pasaron toda su vida actuando y tomando decisiones, sobre la base de ese conocimiento inmobiliario de gran madurez.

Las de cercanía serán Socimis con un capital social que rozará el mínimo exigido (5 millones de euros) y estarán en la horquilla máxima de 40 millones de euros. Desde luego no serán la referencia del mercado cuando empiecen a aparecer los grandes grupos pero, a medio plazo, formarán parte de una amplia mayoría de Socimis distinguidas por su altísima especialización geográfica y la optimización de ingresos y gastos para ese ámbito específico, gracias al conocimiento esencial de la cercanía inmobiliaria del propietario.

Tampoco las Socimis de cercanía nos aproximarán a la imagen colosal, bien ganada, que disfruta el mercado de los REITs europeos y norteamericanos, muy dados a tener activos superiores a 1.000 millones de euros, pero es que estos mercados gozan de una experiencia acumulada de más de 50 años y las economías de estos países (Reino Unido, Francia, Alemania, EEUU…), son mucho más potentes que la española. No se trata de afirmar que nuestras Socimis no competirán jamás con estos Reits míticos, pero haríamos bien en interiorizar esta realidad y no dejarnos llevar por comparaciones inexplicables entre mercados absolutamente diferentes, en cuanto a su regulación y estructura de propietarios.

Por lo tanto cabe suponer que la constitución de Socimis de cercanía y su incorporación al MAB, será anterior a la constitución de Socimis de grandes grupos altamente profesionalizados y estructurados, con capitales superiores a 50 millones de euros que, como he señalado antes, se distinguen por su lentitud en la decisión y su rapidez en la ejecución.

Volviendo a las de cercanía, merece la pena que tengan en cuenta los propietarios de inmuebles la fecha del 30 de septiembre. Ese día, el último del ejercicio según exige la Ley, es la fecha tope para incluir la Socimi en el registro especial que se ha creado y cuya inscripción supone beneficiarse plenamente de las ventajas de tributar al cero por ciento en el Impuesto de Sociedades. Conociendo la arraigada costumbre que tenemos los españoles de apurar los plazos, cabe pensar que las Socimis de cercanía serán las protagonistas de este verano, dejando a las grandes que lo sean a lo largo de 2014.

Este hecho singular y su mayor número respecto a las grandes, dará al mercado de Socimis en este 2013 el calificativo de “atomizado”, circunstancia que si bien no ayuda a proyectar una imagen de mercado potente y solvente, sí propiciará que se popularicen las Socimis en España. Y facilitará además, que tanto pequeños propietarios de inmuebles como pequeños inversores que buscan una rentabilidad segura, basada en la garantía de los flujos de caja que es capaz de generar el mercado inmobiliario del alquiler bien gestionado, se animen unos y otros a constituir e invertir en Socimis de cercanía.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

Las diez tendencias en interiorismo y decoración que marcarán el 2023

Guiada por su creatividad y pasión por la naturaleza, la interiorista...

La superficie visada para construcción se estanca en 2022

Se mantienen los niveles anteriores a la pandemia, pero los 33.330.736...