lunes, 5 diciembre 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

La vuelta del inversor inmobiliario ‘low cost’

Madrid. No se trata de grandes fondos internacionales, oportunistas o no –si es que hay alguno que no lo sea–. No. El que está entrando nuevamente en el mercado inmobiliario es ese otro pequeño inversor local, que dispone de los suficientes ahorros como para, una vez detectado que efectivamente los precios de la vivienda han bajado lo suficiente, volver a  comprar viviendas.

Se trata, sin duda, de un buen dato para el alicaído sector inmobiliario, pues es un sector de la población, pequeño sí, pero lo suficientemente activo como para crear una tendencia de hacia donde pueden ir los tiros a corto y medio plazo, sobre todo si, como se prevé, los precios, aunque algunos no lo quieran ver, vuelven a ajustarse un poco más.

Las entidades financieras, ahora, y las inmobiliarias locales, de siempre, los conocen bien. Este pequeño inversor representaba aproximadamente el 30% de los que compraban viviendas antes del estallido de la burbuja inmobiliaria en 2007. Buscan rentabilidad e inversión en productos que conocen bien por la proximidad a su residencia. Además de las rebajas, la vuelta de este inversor ‘low cost’ ha venido motivada, en buena medida, por el recorte de las remuneraciones de los depósitos bancarios.

Aunque para muchos les pueda parecer lo contrario, no son pocos los que disponen de 150.000 o 200.000 euros líquidos y disponibles para comprar dos, tres o hasta cuatro casas, para luego ofrecerlas en alquiler y obtener por ellas rentabilidades de hasta el 7%. Incluso algunos no tienen prisa, y prefieren esperar unos años para ver cómo evoluciona el mercado y, en función del mismo, vender a terceros.

Más del 50% de estas operaciones se están pagando al contado y dos tercios de ellas se realizan sobre inmuebles de segunda mano. Eso sí, bien ubicados, cerca de los centros urbanos y con unas aceptables condiciones de habitabilidad.

Los bancos –en su mayoría, no todos– se han dado cuenta de esa realidad, la que dice que, con las viviendas, el negocio que pueda haber es mínimo. Que de lo que se trata es de deshacerse de ese lastre inmobiliario aunque sea con pequeñas pérdidas. Mejor eso, que mantener los activos en el balance que, al final, resultan más costosos, pues lo único que hacen es acumular gastos de todo tipo, desde los fiscales a las aportaciones que deben hacerse a las comunidades de propietarios.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

¿Cuánto dinero se queda Hacienda de los premios de Lotería de Navidad?

Los ganadores de premios menores de 40.000€ no tendrán que pagar...

Cómo adaptar la vivienda a las necesidades de una persona con problemas de movilidad

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad el...

Descubre los adornos que no pueden faltar este año por Navidad en casa

Guirnaldas de diferentes tamaños y la decoración minimalista serán los protagonistas...

Informe sobre tendencias en vivienda en Europa 2022 elaborado por Remax Europa

REMAX Europa presenta el primer reporte sobre tendencias en vivienda en...

Intrum completa la adquisición de Solvia a Banco Sabadell

Con esta operación, Intrum completa la compra del 20% de las...

Jornada sobre la colaboración entre los agentes para la ‘Gestión Integral de Rehabilitación de Barrios’

La empresa constructora y agente rehabilitador QUABIT Construcción, junto con RESURGE,...

Pagar una hipoteca, 200 euros más barato al mes que un alquiler en España

El precio medio actual del metro cuadrado en España para la...