jueves, 29 septiembre 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

El estilo Scandi lleva la serenidad y el equilibro a toda esta vivienda diseñada por Laura Martínez

Una de las claves de esta reforma integral ha sido unificar la zona de día, con lo que se ha conseguido sumar gran amplitud, potenciar la luminosidad y ganar un espacio más funcional para el día a día de la vida familiar.

La vivienda luce un ambiente en equilibrio y muy vinculado a la naturaleza. La combinación de tonos beige, marrón y verde azulado en paredes y textiles aporta gran serenidad.

Los propietarios de esta vivienda situada en Terrassa querían darle un toque diferente a todo su hogar, modernizarlo y dotarlo de carácter atemporal, hacerlo mucho más funcional y -una de las premisas más importantes- conseguir aumentar la entrada de luz natural en todos los espacios.

“Nos encontramos con una vivienda de origen, de unos 15 años de antigüedad, con una distribución muy clásica y espacios mal aprovechados” explica la diseñadora de interiores Laura Martínez.
El proyecto ha consistido en el rediseño de la distribución de la vivienda. El punto fuerte ha sido la unión de cocina, comedor, recibidor y pasillo, mediante la creación de un espacio abierto que dota a la vivienda de gran amplitud, potencia la luminosidad y convierte la zona de día en un espacio más funcional para el día a día de la vida familiar.

La frescura apacible del estilo Scandi viste toda la vivienda, con sus líneas rectas en blanco y madera dominando las estancias. Todos y cada uno de los espacios son muy acogedores y siguen un estilo en armonía, no hay nada estridente ni discordante, la coherencia es absoluta. La combinación de tonos beige, marrón y verde azulado en paredes y textiles aporta gran serenidad. Se ha conseguido un ambiente en equilibrio y muy vinculado a la naturaleza.

El resultado de esta reforma completa realizada por el estudio Laura Martínez es una vivienda que ha dejado atrás una distribución desaprovechada y oscura, para convertirse en una vivienda muy luminosa y cálida, llena de frescor y naturalidad. La esencia atemporal lidera el diseño interior, de tal modo que esta familia podrá disfrutarla durante largo tiempo.

Las claves decorativas de las estancias:

El pavimento de baldosas hidráulicas y una vidriera a media altura en hierro negro diferencia la cocina del resto de la zona de día.

La cocina, en forma de U y con una ventana en la pared frontal, es un magnífico ejemplo de aprovechamiento del espacio. Armarios en blanco de suelo a techo y grandes electrodomésticos –frigorífico y lavavajillas- que quedan panelados.

Una barra para desayunos o picoteo informal equipada con dos taburetes altos, con vistas a la zona de salón y comedor, complementa el espacio. Debajo de la barra se ha aprovechado para esconder un pequeño radiador.

El recibidor queda abierto a la zona de día, solo un panel de listones de madera aporta la privacidad necesaria, a la vez que deja pasar la luz.

El almacenaje en la zona de día se ha resuelto con un mueble bajo, en blanco y con sobre de madera, realizado a medida, que va de lado a lado de la estancia.
La armonía de la madera de roble, utilizada en el pavimento y el mobiliario, con el blanco de las paredes y los tejidos en gris es absoluta. En el comedor, la lámpara y las sillas son de fibras naturales, la mesa de madera con pie de hierro negro.

En los dormitorios, el mobiliario se ha realizado totalmente a medida, lo que ha permitido aprovechar el espacio al máximo. Bajo la ventana se ha diseñado una cajonera para facilitar el almacenaje. El cabecero cuenta con una hornacina retro iluminada a modo de mesita de noche y con una repisa para apoyar cuadros, libros u otros objetos. La ausencia de tiradores en los armarios enfatiza la pureza del diseño. La pared del cabecero pintada en una tonalidad verde azulado aporta mayor dulzura al dormitorio.

El predominio del gris y el blanco en los dos baños está en sintonía con el cromatismo que se ha utilizado el resto de la vivienda.

Un gran acierto ha sido el aprovechamiento de la amplitud del pasillo, que ha permitido crear un mueble a medida como zona de almacenaje y lavadero. Para resolver esta área, la propuesta de Laura Martínez ha consistido en ocultar toda la zona de lavado y realzar la zona de paso gracias a una hornacina decorativa en madera de roble dotada de iluminación indirecta.

En definitiva, el estudio de interiorismo Laura Martínez ha llevado a cabo la reforma de esta vivienda, cuya arquitectura interior estaba desfasada, y ha conseguido por un lado, una vivienda más funcional y luminosa gracias a la nueva distribución que unifica la zona de día, y por el otro una vivienda de carácter atemporal gracias a un estilo Scandi, muy en equilibrio en todas y cada una de las estancias.

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS