sábado, 28 enero 2023
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

Cataluña cobrará a partir del 1 de marzo el impuesto a los pisos vacíos

La polémica medida recaudatoria del Gobierno catalán de cobrar una tasa a los propietarios de vivienda ya tiene fecha para iniciar su aplicación. Será a partir del próximo 1 de marzo, según consta en el reglamento de la Ley 14/2015, de 21 de julio, que acaba de aprobar el Ejecutivo presidido por Carles Puigdemont.

El nuevo tributo busca reducir el stock de viviendas vacías y aumentar su disposición para alquiler social y grava el incumplimiento de la función social de la propiedad de inmuebles vacíos como derecho fundamental, que figura tanto en el Estatuto de Autonomía de Cataluña como en la Constitución española y en la normativa internacional. El hecho imponible afecta a las viviendas desocupadas de manera permanente durante más de dos años sin causa justificada, quedando exentas las entidades del denominado ‘tercer sector’ de la Red de Viviendas de Inserción, así como las entidades inscritas en el registro de entidades y establecimientos de servicios sociales.

Tampoco se aplicará a viviendas protegidas con calificación oficial vigente, a las viviendas situadas en zonas de escasa demanda acreditada, a las puestas a disposición de programas sociales de vivienda o a los apartamentos turísticos.

El nuevo texto define que sí serán objeto de tributación las personas jurídicas titulares de un derecho de usufructo, de un derecho de superficie o de cualquier otro derecho real que otorgue la facultad de explotación económica de la vivienda.

La Generalitat también ha hecho balance de sus políticas de vivienda. En total, en Catalunya hay más de 25.000 pisos sociales, que son propiedad de entre locales, administración autonómica, entidades financieras, cooperativas y otros agentes privados. De todos ellos, unos 900 están vacíos, y el 25% están ocupados de forma irregular

El impuesto es gradual y se calculará en función de la suma total de los metros cuadrados de la superficie útil de los inmuebles afectados. Afectará a un mínimo de 8.313 viviendas.

La cuota se situará en los diez euros por metro cuadrado. La cantidad va subiendo de forma progresiva hasta los 30 euros por metro cuadrado.

El impuesto también prevé aplicar una bonificación progresiva de entre el 10 y el 100% en el caso de que el titular de los pisos destine parte de su parque de viviendas en alquiler asequible.

Aunque el tributo no tiene una voluntad recaudatoria, se prevén unos ingresos anuales de unos 8 millones de euros, que servirán para ampliar la partida destinada a la compra de pisos para alquiler social.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

ASPRIMA reclama un pacto político para aprobar la modificación del PGOU de Madrid

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA) reclama a los...

Sector inmobiliario mundial o por qué es necesaria una perspectiva más amplia

Autor: Álvaro Antón, Country Head de abrdn para Iberia Los mercados inmobiliarios...

La Ley de Vivienda puede llegar a incluir áreas que agrupan el 40,18% de los hogares españoles

Los nuevos criterios que se barajan para categorizar un “área tensionada”...

Madrid invierte 803 millones de euros en la compra de hoteles en 2022

En 2022 se han registrado 19 transacciones y 2.547 habitaciones, entre...

ARCO comercializa AIR Homes Club en la Sierra de Guadarrama

El proyecto de Aster for Life ya inició el pasado año...

Las hipotecas a tipo mixto, una opción interesante para los españoles en 2023

En el actual contexto inflacionista y de incierto futuro, señalan desde...