sábado, 28 enero 2023
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

A la Comunidad de Madrid no le gusta la Ley de Rehabilitación

Qué cosas tiene la política. Uno de los primeros asuntos con los que se va a topar Juan Van-Halen nada más aterrizar en el Ministerio de Fomento como director general de Arquitectura, Vivienda y Suelo es un recurso interpuesto por la Comunidad de Madrid ante el Tribunal Constitucional por el desacuerdo del Gobierno regional con diversos aspectos de la Ley de de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana.

Un tema que no le es ajeno. Aunque durante el último año había ejercido como viceconsejero de Empleo en el Ejecutivo autónomo, entre los años 2007 y 2013 había ocupado los cargos de director general de Viviendas y gerente, tanto del Ivima como del Iris.

Ahora, en el otro bando, en cuanto a este recurso se refiere, Van-Halen tendrá ocasión de modificar sus antiguos argumentos, los que él mismo defendía hasta hace cuatro días y sobre los que ahora, evidentemente, deberá posicionarse en contra.

Argumentos, los que soportan el recurso ante el Constitucional, que pasan, a juicio del Gobierno de la Comunidad de Madrid, por una invasión de competencias, ya que la nueva norma impone a las comunidades autónomas la obligación de atenerse a los parámetros establecidos por el Ejecutivo. Es decir, que a la hora de que un municipio redacte su plan general ya no tendrá al Ejecutivo autónomo, en este caso la Comunidad de Madrida, como  su supervisor, de manera que sería el Gobierno central el que fije, por ejemplo, el número y la ubicación de las viviendas protegidas.

También deberá Van-Halen de criticar ahora la figura del Agente Rehabilitador por el que el Gobierno obligaría a los propietarios de inmuebles a remozar el edificio, figura que implantó por primera vez el Ayuntamiento de Madrid a través de la ex concejala de Urbanismo, Pilar Martínez, curiosamente su antecesora en el cargo en Fomento.

El objetivo es impedir que el propietario de un inmueble lo deje morir para especular con el valor del suelo. Esta figura se aplica en situaciones extremas, cuando el edificio amenaza ruina. El Ayuntamiento intercede y si no hace nada se le podría llegar a expropiar, o bien se le da la posibilidad de que un privado se haga cargo de la reforma. El dueño de la reforma los tendría que abonar el propietario, bien en dinero o materialmente. Respecto a este asunto, la Comunidad de Madrid recurre por considerar que interfiere en el derecho de propiedad privada.

Una figura que permite a una empresa privada actuar sobre la propiedad privada de otra persona jurídica, adquiriendo además derechos propios de la Administración pública como es la capacidad de expropiar el edificio.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

ASPRIMA reclama un pacto político para aprobar la modificación del PGOU de Madrid

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA) reclama a los...

Sector inmobiliario mundial o por qué es necesaria una perspectiva más amplia

Autor: Álvaro Antón, Country Head de abrdn para Iberia Los mercados inmobiliarios...

La Ley de Vivienda puede llegar a incluir áreas que agrupan el 40,18% de los hogares españoles

Los nuevos criterios que se barajan para categorizar un “área tensionada”...

Madrid invierte 803 millones de euros en la compra de hoteles en 2022

En 2022 se han registrado 19 transacciones y 2.547 habitaciones, entre...

ARCO comercializa AIR Homes Club en la Sierra de Guadarrama

El proyecto de Aster for Life ya inició el pasado año...

Las hipotecas a tipo mixto, una opción interesante para los españoles en 2023

En el actual contexto inflacionista y de incierto futuro, señalan desde...