martes, 31 enero 2023
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

InicioEconomía y NegociosLaboral EmpleoMenor siniestralidad en los...

Menor siniestralidad en los tajos no solo por baja actividad

Desde hace ya varios años una eficaz cadena de remedios ha contribuido a que disminuyan en España las altas tasas de siniestralidad laboral. Todavía no son equiparables a las que se dan en el resto de Europa, pero se va camino de ello.

Las medidas tomadas en el ámbito normativo junto a la combinación de sanciones e incentivos a la mejora de la prevención en los sectores considerados como de mayor riesgo objetivo, la colaboración de todos los agentes sociales o los programas de formación y prevención, han dado sus frutos.

Contra quienes pregonan que la disminución de la siniestralidad laboral se debe a la muy intensa disminución la actividad a causa de la crisis y que por tanto no se ha avanzado nada en este aspecto -a menos trabajadores en activo, menos accidentes-, se opone la fuerza de los datos en términos relativos, referenciados a índices.

Y es que el análisis de la siniestralidad debe realizarse principalmente mediante el estudio del índice de incidencia, que refleja el número de accidentes de trabajo por cada cien mil trabajadores con las contingencias profesionales cubiertas, y que permite relacionar el número de accidentes de trabajo con el número de trabajadores en activo.

Es un sistema mucho más realista que las cifras absolutas de accidentes de trabajo. Otra cosa es la accidentalidad achacable a la economía sumergida, hasta ahora tan poco combatida como carente de datos segregados que permitan un conocimiento efectivo de su evolución y alcance.

Los accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo en el periodo interanual comprendido entre abril de 2012 y marzo de 2013, según el último informe sobre este asunto elaborado para el Ministerio de Empleo y Seguridad Social por el Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo, así lo muestra con rotundidad.

Los datos se refieren al colectivo de trabajadores asalariados con cobertura de las contingencias de accidente de trabajo y enfermedad profesional, y a los trabajadores autónomos que han optado por la cotización de dichas contingencias. La clasificación de actividades utilizada es la vigente CNAE-2009. El índice de incidencia de los accidentes de trabajo totales en el período anual considerado baja un -17,8%, destacando el importante descenso de los accidentes de trabajo leves hasta en un -17,9%, de los accidentes graves hasta en un -14,3% y de los accidentes mortales hasta en un -9,7%.

Pero es en la construcción donde este índice de incidencia total desciende -hasta un -19%- con mucha mayor contundencia que el del conjunto de sectores productivos y el de cada uno de ellos.

Bajando a mayor detalle, la estadística del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social apunta en este sector una disminución importante del índice de accidentes mortales (hasta un -19,4% en el período considerado), de los leves en un -19%, y el de graves en un -16,9%. Son descensos muy abultados en solo un año y demuestran que la construcción es el sector donde se observa la mayor reducción de la siniestralidad laboral, por encima de industria, servicios y actividades agrarias.

El análisis del número total de accidentes registrados en España durante los doce meses de referencia supone una disminución de un -20% con respecto al anterior periodo anual. Se produce un descenso de la población trabajadora con la contingencia por accidente de trabajo cubierta en los mismos periodos de referencia de un -2,7%. Asimismo disminuye de forma global el número de accidentes graves en un -16,5%, y mortales en un -12,2%.

Este descenso es mucho más acusado en la actividad de la construcción, a lo que contribuye evidentemente la drástica reducción de su actividad. En este sector desciende el número de accidentes de trabajo totales en un -35,3%, disminuyendo considerablemente el número de los accidentes mortales hasta un -35,6%, y los accidentes graves en un -33,6%.

El descenso de la población trabajadora en este sector es del -20,1%, también el mayor descenso del conjunto de sectores de nuestra economía, pero claramente inferior al que refleja la reducción de la siniestralidad que le es atribuible de manera directa.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

La construcción creció un 5,5% durante 2022 en España

Según la plataforma de gestión documental de Nalanda, la actividad constructora...

La rentabilidad de la vivienda en España cierra 2022 en un 6,5%

La rentabilidad de España del 6,5% registrada en diciembre de 2022...

Vivienda, ¿mejor alquilar o comprar?

La vivienda en propiedad ha tenido una importante evolución en España...

ASPRIMA reclama un pacto político para aprobar la modificación del PGOU de Madrid

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA) reclama a los...

El precio del alquiler en España subirá un 6% y la compra se mantendrá estable en 2023

El devenir de la economía y del mercado inmobiliario español estará...

Madrid invierte 803 millones de euros en la compra de hoteles en 2022

En 2022 se han registrado 19 transacciones y 2.547 habitaciones, entre...

ARCO comercializa AIR Homes Club en la Sierra de Guadarrama

El proyecto de Aster for Life ya inició el pasado año...