sábado, 4 febrero 2023
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

El Gobierno de España vende bancos a un euro

El Banco de Sabadell se ha adjudicado el Banco Gallego por un euro, tras otra inyección pública de 245 millones para su saneamiento y otros delicados favores y refuerzos. Y claro está, con algunas cargas y obligaciones. Y así conocemos cosas tales como: 

En el Faro de Vigo: “El Sabadell se blinda con 245 millones y compra por un euro el Gallego, que le reporta además un crédito fiscal de 200 millones por las pérdidas acumuladas el pasado año y que su nuevo dueño puede hacer efectivo a corto y medio plazo, pero la operación no se le sale solo por un euro. La entidad catalana asumirá 200 millones de euros de desfase patrimonial de la entidad gallega, que cubrirá con el canje de los 192 millones que tiene Banco Gallego en participaciones preferentes. El objetivo es que el capital principal no descienda del 10 por ciento si aparecen pérdidas futuras por morosidad. Además deberá asumir, "unas decenas de millones", el coste de la reestructuración de oficinas y personal, que será mínimo en Galicia, servicios centrales del Gallego y poco más, y que se concentrará en la red fuera de la comunidad.”

En muchas otras fuentes podrá usted encontrar más detalles. Y me parece oportuno conocer  lo que dice de la compra el propio Banco de Sabadell.

En su nota de prensa: El FROB adjudica Banco Gallego a Banc Sabadell se lee: “Banco Sabadell ha sido adjudicatario de Banco Gallego tras el proceso de subasta competitiva organizada por el FROB. Con esta adjudicación queda despejado el futuro de Banco Gallego, que se integra en el grupo Banco Sabadell. La oferta presentada por Banco Sabadell tiene un sentido estratégico, ya que complementa la franquicia de manera significativa en el noroeste de España. "Nos satisface -afirma el presidente, José Oliu- ser adjudicatarios de Banco Gallego y contribuir con ello nuevamente el proceso de reordenación del sector financiero español. Es una operación muy interesante para Banco Sabadell ya que integra una entidad previamente saneada por el FROB y con una red de oficinas especializada en pymes y banca personal, muy bien implantada en Galicia y complementaria a la de Banco Sabadell, que nos permitirá acceder a la práctica totalidad de nuestros clientes o potenciales clientes en el noroeste de España, donde teníamos hasta ahora una presencia muy limitada. La incorporación de Banco Gallego en el grupo contribuirá así a equilibrar nuestra posición en España y es un paso más en la consolidación de nuestro proyecto de desarrollo de un gran banco nacional, líder en solvencia y calidad de servicio." 

¿Y qué consigue con esta operación el Banco de Sabadell? Pues según su propia nota: “Con Banco Gallego, Banco Sabadell incrementa su cuota de oficinas en Galicia hasta el 7% (de las 28 oficinas actuales a las 145 después de esta adjudicación) y se sitúa como sexta entidad de la comunidad, disponiendo ahora de una plataforma operativa desde la que puede impulsar su negocio minorista en una región que supone el 5,3% del PIB español. Los activos totales de Banco Gallego suman 4.200 millones de euros, con 3.000 millones de euros en recursos y una inversión crediticia de 2.200 millones de euros. Dispone de una red de 183 oficinas (117 en Galicia y 28 en Madrid), una plantilla de 737 profesionales y 125.000 clientes. Los Activos totales de Banco Gallego suman 4.200 millones de euros, con 3.000 millones de euros en recursos y una inversion crediticia de 2.200 millones de euros. Dispone de una red de 183 oficinas (117 de ellas en Galicia y 28 en Madrid), una plantilla de 737 profesionales y 125.000 clientes.” 

¿No está mal, verdad?

Pues por eso no nos extraña  la satisfacción del Sr. Josep Oliú –el de la lapidaria frase de "El crédito no fluye ni fluirá"  (en España hasta 2015)- por el desenlace de la “subasta competitiva” en la que entró en liza con otros dos bancos foráneos: El portugués  Banco Espirito Santo (BES) y el venezolano Banesco. Aunque como la satisfacción también va por barrios, nos enteramos que la adjudicación va a ser recurrida por el BES.

Pero para que también la ciudadanía participe de esa fiesta elevamos en su nombre un ruego al FROP  y es que disfrutaríamos más su decisión si pudiésemos conocer las razones por las que  ha considerado, de las tres ofertas recibidas, la del Sabadell como “la más adecuada”.

Para terminar le muestro mi indignación  ante la solución elegida por nuestro Gobierno, como ha sido la de pasar a manos privadas –a los propietarios del Banco de Sabadell- otro banco –de propiedad pública con añadidos y ventajas cuyo coste recaerá sobre los ciudadanos –  y no haber considerado la opción de que con éste y otros bancos viables “armar”, construir,  la Banca Pública que nuestro país necesita. Bancos, como hoy el Gallego y como el de Valencia ayer –también vendido a un euro, esta vez a la Caixa, hace unos meses- podrían haber contribuido a edificarla. 

Finalmente le dejo con una obviedad siniestra: si esos bancos y otros que han sido malvendidos no fuesen viables ¡no hubiesen sido adquirido por esos particulares! Y como sí lo van a ser, sus beneficios serán –lógicamente- para sus propietarios particulares  y no para los ciudadanos que tendrán que pagar en cambio sus pérdidas anteriores.

Es necesaria una Banca Pública competitiva y el Gobierno tiene la obligación de defender los intereses de los ciudadanos frente a los Señores del Dinero; mientras tanto me quedo con el “esplín” muy disparado ya que no acierto a entender cómo puedo no alegrarme con esa estupenda y gozosa noticia que tanto va a ayudar a la recuperación del sector bancario español y por tanto a la economía española. ¡Estaré ciego! 

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

Las diez tendencias en interiorismo y decoración que marcarán el 2023

Guiada por su creatividad y pasión por la naturaleza, la interiorista...

La superficie visada para construcción se estanca en 2022

Se mantienen los niveles anteriores a la pandemia, pero los 33.330.736...