lunes, 5 diciembre 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

El 94% de los concursos de acreedores tienen como resultado el cierre de la compañía

Las características particulares de la economía española, con un nivel de endeudamiento por unidad de PIB muy superior al promedio europeo, han hecho que la crisis económica haya sido más profunda que en otros países del entorno. El resultado es un incremento constante de los concursos de acreedores.

De acuerdo con los datos recopilados por el Gabinete de Estudios Económicos de Axesor, en lo que va de año, se han registrado 6.582 concursos por parte de sociedades mercantiles no financieras, un aumento del 26,77% respecto al mismo periodo de 2012. La cifra es 4,5 veces superior a los números que se registraban por estas fechas en 2008, cuando la quiebra del banco Lehman Brothers aceleró la crisis económica global.

Para la mayoría de las empresas españolas, entrar en concurso supone la antesala del final de la actividad. Solo un 6,05% de los procesos formales de insolvencia resueltos este año (independientemente de que el concurso se declarara en 2013 o en ejercicios anteriores) han concluido con un acuerdo para reestructurar la deuda de la sociedad afectada, según el Gabinete de Estudios Económicos.

Es decir, prácticamente el 94% de los concursos que se inician desembocan en el cierre definitivo de la empresa. El dato es mejor que el de 2012, cuando solo en el 5,72% de los procesos se llegó a un acuerdo, pero peor que los de 2011 (6,65%) y 2010 (7,24%).

El porcentaje de procesos concursales respecto al número total de bajas de sociedades mercantiles es del 26,07%. “Es decir, muchas empresas no van al concurso. No intentan llevar a cabo un proceso de reestructuración, directamente cierran, pues poco o nada pueden obtener en términos de cierta redención de deudas o protección frente a sus acreedores”, explica el responsable del Gabinete de Estudios, Javier Ramos-Juste.

El problema radica en que el proceso concursal no se ve como una alternativa, sino como una medida desesperada. De hecho, el número de concursos de acreedores sigue siendo muy bajo en España en comparación con otros países. En 2012, la tasa concursal se situó en 24 procesos por cada 10.000 empresas, frente al promedio de 89 en Francia y los 92 de Alemania.

“Esto indica que en España no hay un desarrollo institucional adecuado del proceso concursal. Hay pocos mecanismos para liberar deuda y generalmente las compañías acuden al concurso cuando ya es demasiado tarde. El concurso es visto como un estigma, no como una oportunidad para darle una solución de viabilidad a la empresa”, advierte el experto de Axesor.

“El futuro para emprendedores se vislumbra algo más positivo tras las medidas contempladas en la Ley de Emprendedores y su internacionalización, fundamentalmente por la introducción de la figura del emprendedor de responsabilidad limitada, el fresh start parcial y el nuevo acuerdo extrajudicial de pagos”, concluye Ramos-Juste.

El dato de 6.582 procesos corresponde a sociedades mercantiles no financieras. Si a esto se suman los concursos iniciados por autónomos, personas físicas y entes no mercantiles, la cifra asciende a 7.361. Los sectores de construcción y actividades inmobiliarias aún concentran el grueso de las insolvencias judiciales, con 2.334, un 35% del total, un incremento del 12,37% respecto a las cifras registradas entre enero y septiembre de 2012. Los otros dos sectores que experimentan un elevado número de procesos concursales son el de Comercio mayorista y minorista, con 1.273 (+29,11% en tasa interanual) y la Industria Manufacturera, con 962 (+20,55%).

Por Comunidades, Cataluña (1.336) y Madrid (1.216) lideran la estadística, al ser también las comunidades con mayor actividad empresarial. En esta clasificación le siguen Valencia (880), Andalucía (601) y País Vasco. Por provincias, excluida Madrid, Barcelona es la provincia de España con un número más elevado de concursos de acreedores, con 1.111 consignados entre enero y septiembre, que suponen un incremento del 23,17% respecto a 2012.

Pese a todos, algunos indicadores apuntan a que la economía española puede estar aproximándose al inicio de un cambio. El espíritu emprendedor es un buen síntoma de ello. Entre enero y septiembre se han constituido 70.509 empresas. La cifra supone un incremento del 8,5% respecto a 2012 y es el mejor dato desde el año 2008.

Eso sí, los dos sectores donde más empresas se crean figuran precisamente entre los que tienen una tasa de mortalidad más elevada. Se trata del Comercio (15.692 nuevas sociedades) y de la Construcción (13.359). En tercer lugar, pero a mucha distancia figura el ramo de Actividades Profesionales Científicas y Técnicas, con 8.567 nuevas compañías.

Es destacable, el esfuerzo realizado en el sector de Agricultura, Ganadería, Silvicultura y Pesca, con 1.602 nuevos negocios, un 25,25% por encima de los números registrados el año pasado. Por otra parte, la suma de Construcción e Inmobiliario indica que una de cuatro empresas que se crean en España sigue estando vinculada al ladrillo.
 

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

Cómo adaptar la vivienda a las necesidades de una persona con problemas de movilidad

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad el...

Descubre los adornos que no pueden faltar este año por Navidad en casa

Guirnaldas de diferentes tamaños y la decoración minimalista serán los protagonistas...

Informe sobre tendencias en vivienda en Europa 2022 elaborado por Remax Europa

REMAX Europa presenta el primer reporte sobre tendencias en vivienda en...