domingo, 5 febrero 2023
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

InicioEconomía y NegociosEnergías RenovablesProyecto sobre logística de...

Proyecto sobre logística de residuos agrícolas para su uso energético en zonas rurales de Murcia

Murcia. La Consejería de Agricultura y Agua de la Comunidad Murciana, a través del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), desarrollará un proyecto sobre logística de residuos agrícolas para impulsar la agroenergética en zonas rurales dentro del ámbito de la Unión Europea. Esta iniciativa parte de las conclusiones del seminario sobre la biomasa y su transformación energética, celebrado recientemente en Murcia con aportaciones de expertos regionales, nacionales y europeos. Los residuos agrícolas constituyen una biomasa que representa alrededor de medio millón de toneladas/año, actualmente no utilizadas en la región.

Según el director del IMIDA, Adrián Martínez, “con el 30 por ciento de esta biomasa se podría garantizar el funcionamiento de la futura planta de Cieza para la producción de energía eléctrica, prevista para 2014, y con el resto se podría empezar a desarrollar un mercado de calefacción basado en la utilización de este recurso”.

Este proyecto, que será de ámbito europeo, servirá para cooperar con otras regiones en el desarrollo de la logística más adecuada para movilizar los residuos agrícolas de cada distrito energético, según las propias características de cada región y país.

La Consejería colaborará con las asociaciones agrarias para establecer ensayos en zonas rurales marginales. En ellos se evaluarán las posibilidades de los cultivos energéticos que investiga el IMIDA a escala real de agricultores y comarcas, con el objetivo de determinar producciones, costes y efectos medioambientales.

El IMIDA investiga actualmente el potencial agroenergético de especies silvestres de la flora murciana, algunas de las cuales (cardos, gramíneas, arbustos, crucíferas) están dando producciones en secano por encima de las diez toneladas por hectárea.

Su selección final dependerá de la confirmación de producciones y costes a escala significativa (hectáreas en lugar de metros cuadrados) en colaboración con asociaciones de agricultores en zonas rurales marginales.

De esta forma, señaló Adrián Martínez, “podremos saber si los márgenes económicos son interesantes para poder garantizar contratos a largo plazo, de entre diez y 15 años, entre agricultores y la planta receptora”. Márgenes económicos referidos a las diferencias entre costes para producir una tonelada por hectárea y año, y el precio en euros por tonelada al que la planta receptora lo puede pagar.

El director del IMIDA afirmó que “para 2014 debemos disponer de información fiable sobre cantidades, calidades, costes y márgenes de los residuos disponibles y del comportamiento de los cultivos energéticos en las diferentes comarcas y zonas rurales con territorio marginal”.

Esto supone entre 30.000 y 100.000 hectáreas en Murcia, “para un escenario de abandono de entre un diez y un 30 por ciento de la superficie cultivada de cereales, almendro y olivo”, añadió el responsable autonómico.

En el seminario celebrado se hicieron otras propuestas para el desarrollo de la agroenergética en zonas rurales. Así, la Dirección General de Regadíos y Desarrollo Rural de la Consejería propuso incluir en el próximo Plan de Desarrollo Rural (PDR), de cara a la nueva Política Agraria Comunitaria (PAC), la movilización de residuos con fines energéticos, así como la incentivación de los nuevos cultivos energéticos.

También se apuntó la necesidad de colaborar con las empresas recolectoras de la biomasa para mejorar los rendimientos y costes de recolección, manipulación y transporte, para movilizar los residuos agrícolas y forestales y para garantizar la calidad de las astillas y ‘pallets’ producidos con el fin de desarrollar el mercado de calefacción a escala regional y nacional.

Además, se destacó la importancia de la biomasa forestal generada en la Región de Murcia (unas 170.000 toneladas al año), de la que actualmente solo se utiliza entre un dos y un tres por ciento, mientras que la media en España es del 30 por ciento y en Europa del 70 por ciento.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

Las diez tendencias en interiorismo y decoración que marcarán el 2023

Guiada por su creatividad y pasión por la naturaleza, la interiorista...

La superficie visada para construcción se estanca en 2022

Se mantienen los niveles anteriores a la pandemia, pero los 33.330.736...