domingo, 4 diciembre 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

El cambio climático provoca grietas en los muros

Muchas veces solucionar problemas en las viviendas es mucho más fácil de lo que se piensa, estamos acostumbrados a pensar que las grietas en las paredes y tabiques, son propio de una mala obra o consecuencia del desgaste natural de una edificación antigua.

Pero lo cierto es que la mayoría de las veces es solo la consecuencia de un movimiento del terreno sobre el que se aposentan los cimientos del edificio y su posterior asentamiento.

Al margen de ser una posibilidad normal en la vida de una estructura, hay determinadas zonas geográficas que por sus características son más propicias a este tipo de movimientos.

Los geólogos han detectado y demostrado recientemente que algunas grietas se producen por el efecto de la acción del cambio climático en las condiciones del terreno. Los cambios en las precipitaciones cíclicas, su aumento o la carencia de las mismas pueden provocar la inestabilidad del suelo y de la construcción que se encuentra sobre él, produciendo lo que se denomina el asentamiento diferencial.

Pero como dice el dicho a grandes problemas, grandes remedios. La empresa Geosec está integrada por técnicos y especialistas en las patologías de los edificios, acostumbrados a intervenir en todo tipo de obra, edificaciones y terrenos.

La clave de su éxito a la hora de solucionar los problemas derivados de las grietas en muros, paredes, tabiques, asentamientos y agrietamientos de soleras, o pérdidas de la red de saneamiento es fácil de entender. Las resinas patentadas por Geosec se utilizan para devolver la solidez a las paredes y muros, mediante inyecciones de resina expansiva administradas de manera adecuada y proporcional a la patología generada.

En conclusión, estamos hablando de soluciones constructivas aplicadas por un equipo especializado, tanto en la obra civil como en la edificación; tras una diagnosis inicial y teniendo en cuenta todas las normativas relativas al código técnico de la edificación vigente en España, a las normas de seguridad y prevención, y las certificaciones locales y europeas sobre los productos utilizados y su impacto en el medio ambiente.

Pero lo importante es poder arreglar problemas reales, dar visibilidad a la labor de un colectivo tan necesario como el de los geólogos y solucionar las patologías generadas por las grietas de manera permanente y fácil.

Las fisuras en los muros son el último síntoma de un problema mucho más grave que afecta la estabilidad de la vivienda y que es conocido como asentamiento diferencial. Cuando el terreno bajo la cimentación de la vivienda cede, los muros bajan y se fisuran. Todo empieza cuando dicho terreno se ve afectado por fenómenos anómalos naturales o antrópicos. Por ejemplo la sequía, las raíces de plantas de alto fuste, las vibraciones o excavaciones muy cercanas a la vivienda o las pérdidas en la red de saneamiento pueden afectar y dañar el terreno infrayacente a la cimentación. Los primeros signos visibles son puertas y ventanas que no cierran de forma correcta o los pavimentos que empiezan a bajar.

Para solucionar este problema hay diferentes técnicas pero solo una permite intervenir de forma directa, rápida y sin excavaciones ni demoliciones respetando el medioambiente. A diferencia de micropilotes o pilotes, hoy es posible intervenir con inyecciones de resina en el terreno.

También las soleras pueden sufrir asentamientos. Si el terreno infrayacente baja, la solera asienta fisurándose creando desniveles que impiden una utilización correcta de la misma.

En este caso, como en caso de asentamiento de una cimentación, es posible solucionar el problema de forma rápida inyectando una resina expansiva especial bajo la solera. La inyección se ejecuta tras haber realizado una malla de pequeñas perforaciones (1,00 x 1,00 m.) con un diámetro entre 6 y 30 mm posiblemente entre una baldosa y otra. La lanza se posiciona en la perforación realizada con taladros manuales hasta llegar a la zona del vacío presente y posteriormente se inyecta la resina expansiva monitorizando los movimientos de la solera utilizando niveles láser de precisión milimétrica. Si la solera asentada tiene una estructura robusta será posible levantarla hasta llegar al nivel inicial antes del asentamiento.

Compartir contenidos en Redes Sociales

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

Cómo adaptar la vivienda a las necesidades de una persona con problemas de movilidad

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad el...

Descubre los adornos que no pueden faltar este año por Navidad en casa

Guirnaldas de diferentes tamaños y la decoración minimalista serán los protagonistas...

Informe sobre tendencias en vivienda en Europa 2022 elaborado por Remax Europa

REMAX Europa presenta el primer reporte sobre tendencias en vivienda en...