Wednesday, 6 July 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

El PIB caerá un 1,5% o más en 2009 y el paro repuntará al 15,9% y al 18% en 2010

MADRID, 22 Dic.    La economía española registrará un crecimiento negativo del 1,5% o más en 2009, con una tasa de paro que repuntará hasta el 15,9%, según previsiones del Gabinete de Coyuntura y Estadística de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) publicadas en sus ‘Cuadernos de Información Económica’.

   Para 2010, el PIB aumentará un 0,5% y la tasa de desempleo escalará hasta el 18%, aunque con una elevada incertidumbre provocada fundamentalmente por la magnitud y duración del ajuste inmobiliario, según la Fundación de las Cajas, que advierte de que la recesión económica española y el ajuste del empleo será “profundo” y la salida de esta crisis “muy lenta”.

   El consumo privado, por su parte, caerá un 3,7% en tasa interanual en el cuarto trimestre del año y retrocederá un 2% en 2009, mientras que registrará una “tímida recuperación” en 2010, hasta el 0,6%. En cambio, la inversión en bienes de equipo seguirá siendo negativa a lo largo de todo el 2009, arrojando un retroceso del 9,9% en el conjunto del año, y del 0,4% en 2010, a pesar de que las tasas intertrimestrales volverán a ser positivas en ese mismo ejercicio.

   Las previsiones de Funcas apuntan también a que la inversión inmobiliaria continuará “cuesta abajo” con tasas intertrimestrales negativas durante los dos próximos años, aunque con un perfil ascendente. Así las tasas medias anuales correspondientes a ambos ejercicios se situarán en -20,5% y -15%, respectivamente, aunque la fuerte caída de la inversión en viviendas será amortiguada, pero sólo en parte, por el avance de la inversión pública.

   A pesar de todo, el sector exterior registrará una contribución positiva al crecimiento en 2009 de 1,4 puntos, lo que permitirá compensar la mitad de la aportación negativa de la demanda nacional (2,9 puntos). Lo mismo ocurrirá en 2010 aunque en menor medida, ya que la aportación del sector exterior volverá a ser positiva y de nuevo superior a la de la demanda interna (0,4 puntos y 0,1 puntos, respectivamente).

   La productividad por ocupado, por su parte, duplicará en 2008 su ritmo de crecimiento hasta el 1,6%, y podría acelerarse aún más en 2009 y 2010, alcanzando tasas del 2% y el 1,8%, respectivamente, aunque sólo por motivos coyunturales, según Funcas.

680.000 PARADOS MÁS EN 2009.

   La contracción de la actividad y el incremento de la productividad se traducirán, según Funcas, en una caída del empleo de 680.000 puestos de trabajo en 2009 y de 250.000 en 2010, pese el regreso a tasas positivas de crecimiento.

   La inflación, por su parte, alcanzará tasas medias del 1,8% en 2009 y del 2,5% en 2010, de acuerdo con sus estimaciones, aunque Funcas advierte de que es muy posible que la tasa de 2009 sea varias décimas inferior a la prevista si el precio del petróleo se mantiene por debajo de 50 dólares el barril.

   En cuanto a la tasa de ahorro de los hogares, Funcas señala que ya ha empezado a remontar y estima que pasará del 10,2% de 2007 al 15,5% de 2010. No obstante, su aumento será contrarrestado por la caída del ahorro público motivado por el déficit de las Administraciones Públicas, que se disparará hasta el 4,3% en 2009 y hasta el 5,6% en 2010.

MUCHA INCETIDUMBRE.

   A pesar de ofrecer estas previsiones, los analistas de Funcas consideran que todavía pesan grandes incertidumbres en cuanto a la duración de la crisis financiera y la magnitud de su impacto sobre la economía mundial, así como en torno a su profundidad y a la duración del ajuste inmobiliario en España, lo que hace que todas las estimaciones estén sometidas a un elevado grado de provisionalidad y sufran continuas y acusadas revisiones a la baja.

   En cuanto a las medidas del Gobierno en materia financiera, Funcas señala que dan cierta “ventaja a España”, dado su carácter preventivo, pues las entidades españolas “no parecen haber acusado, al menos hasta ahora, en la misma medida que otras instituciones europeas los envites de la crisis”. No obstante, indica que habrá que esperar al menos hasta 2009 para conocer el alcance definitivo de los efectos de la crisis de la actividad inmobiliaria, ya que es donde el sistema bancario español tiene una elevada exposición.

MEDIDAS FINANCIERAS, MÁS INCIDENCIA EN EL FUTURO.

   Según Funcas, el conjunto de medidas adoptadas ha permitido establecer los mecanismos suficientes para generar “mercados artificiales de liquidez” que suplan temporalmente a los mercados interbancarios y de bonos hasta que pueda reestablecerse la confianza. En esta línea, cree que los ajustes de los tipos, previsiblemente a la baja, pueden hacer que alternativas como las subastas de liquidez o los avales puedan tener aún mayor incidencia en los próximos meses.

   A pesar de todo, Funcas asegura que el futuro modelo bancario requerirá una regulación prudencial que no “estrangule” la innovación financiera, pero que evite situaciones como la actual. Además, cree que, en la supervisión macroprudencial, las medidas preventivas y reglas deben incorporar, junto con la inflación, otras variables como la estabilidad del mercado inmobiliario, la deuda de los hogares y la liquidez de los mercados bancarios.

   En cuanto al resto de medidas adoptadas, el profesor Víctor Valle señala que la reciente trayectoria de la valoración pública sobre la situación económica “ha sido lamentable”, y cree que la evolución del inmobiliario no debe valorarse como la única alternativa productiva del país, porque la industria, los servicios e incluso en la agricultura son sectores con grandes posibilidades, que podrían compensar “con creces” una moderación de la construcción en España.

ABARATAR EL DESPIDO Y SUBIR EL IVA.

   En este contexto el profesor Valle estima que hay una posibilidad en España para usar la política presupuestaria y propone elevar el IVA y reducir las cotizaciones de las empresas, acelerar el programa de inversiones públicas, incrementar el gasto público en infraestructuras, instar al Banco Central Europeo (BCE) a practicar reducciones de tipos, abrir el debate nuclear, flexibilizar el mercado de trabajo y reducir los costes de entrada y salida del mismo.

   Finalmente, este número de ‘Cuadernos de Información Económica’ analiza la evolución de la confianza de los consumidores y pone de manifiesto el marcado grado de pesimismo que existe entre los ciudadanos, ya que la economía se ha convertido en  el principal problema de los españoles, seguido del paro y la vivienda.

 

 

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

Publicidad