Thursday, 7 July 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

Bruselas y Ankara se comprometen a trabajar juntos para impulsar el gasoducto Nabucco, prioritario para la UE

 BRUSELAS.   El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, se comprometieron hoy a “trabajar juntos para encontrar un camino adelante” para impulsar el proyecto de gasoducto Nabucco, prioritario para la Unión Europea, después de analizar esta mañana la guerra del gas entre Ucrania y Rusia que ha afectado a 18 países, incluida la propia Turquía.

   “Hemos discutido el rol que Turquía puede tener para ayudar a Europa a diversificar sus suministros de energía y erigirse como un nexo energético muy importante en la región. En particular hemos abordado cómo podemos trabajar juntos para encontrar una vía adelante para el gasoducto Nabucco. Hemos acordado sobre la necesidad de este gasoducto y deberíamos resolver rápidamente los problemas restantes”, explicó Barroso en rueda de prensa conjunta con Erdogan al término de su reunión y, posterior, almuerzo de trabajo en Bruselas.

   A juicio de Barroso, la cooperación energética bilateral ofrece “un gran campo de cooperación entre Turquía y la Unión Europea”. “La UE tiene un mercado muy importante para la energía. Turquía es un país crucial para el tránsito (…) Creo que aquí hay una situación de ganancia mutua tanto para Turquía como para la UE y hemos acordado aumentar y profundizar nuestro diálogo en asuntos energéticos”, agregó el jefe del Ejecutivo comunitario.

   Barroso, quien informó a Erdogan sobre la guerra del gas entre Ucrania y Rusia y “el impacto muy negativo que esta disputa está teniendo para la reputación de Rusia y Ucrania como socios proveedores o de tránsito para el gas”, confirmó que, pese a haber vuelto a hablar esta mañana por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homóloga ucraniana, Yulia Timoshenko, las partes “han sido incapaces” de llegar a un acuerdo que permita reanudar los suministros a Europa.

   “El comisario (de Energía, Andris) Piebalgs y yo mismo hemos trabajado día y noche durante tres semanas para conseguir que el gas vuelva a fluir a los consumidores europeos y todavía estamos trabajando”, recalcó.

   Por su parte, el primer ministro turco subrayó su deseo de que Ucrania y Rusia lleguen a un acuerdo “muy pronto” al reconocer que la guerra del gas “también afecta a Turquía” dado que compra “una gran parte” del gas que consume a Rusia. “Espero que haya un acuerdo muy pronto”, recalcó.

   Erdogan reconoció que tanto Turquía como Europea deben apostar por diversificar sus fuentes de suministro y “acordar otras soluciones para el futuro” para garantizar el abastecimiento seguro, a la luz de la nueva guerra del gas entre Ucrania y Rusia.  “Tenemos que diversificar”, subrayó.

   A juicio de Ankara, el proyecto de gasoducto Nabucco, que “siempre” ha recibido “todo el apoyo” del Gobierno turco, se puede consolidar como “la solución entre tanto” y, desde esta perspectiva, subrayó que Turquía como país de tránsito de gas nunca utilizará la energía como un arma. “Nunca lo utilizaremos como un arma”, aseguró, al tiempo que recalcó que su Ejecutivo hará “todas las inversiones necesarias” en infraestructura energética.

LAS NEGOCIACIONES EN CHIPRE

   Preguntados por el bloqueo del capítulo energético en las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea y el impacto para desarrollar Nabucco, Barroso recalcó que la Comisión Europea está “haciendo todo lo posible para desbloquear capítulos, incluido el energético” pero consideró que dada la importancia de la energía “no deberíamos convertirlo en un problema entre nosotros”. “Esperamos un progreso en Nabucco pronto”, agregó.

   El jefe del Ejecutivo comunitario asimismo reconoció que “un acuerdo global sobre Chipre sería un paso histórico en el interés de Chipre, la UE y también creemos que para Turquía”. “Es importante que Turquía apoye las negociaciones en curso y ayude a dinamizar el proceso dejando claro el propio interés de Turquía en concluir un acuerdo”, agregó.

   Erdogan subrayó por su parte que la postura de su Ejecutivo no ha cambiado y asimismo subrayó que permanece comprometido con alcanzar “una solución duradera y justa” al conflicto chipriota.

   “Para abrir los puertos y aeropuertos… Si ellos abren los suyos, entonces nosotros podemos abrir los nuestros. Ya he repetido esto antes (…) Si el norte y el sur (de la isla) dan un paso hacia este objetivo, nosotros podemos hacer lo mismo”, explicó.

TURQUÍA ACTIVO Y NO CARGA PARA LA UE

   Barroso, quien reconoció que la Unión Europea debe ver un eventual ingreso de Turquía en la UE como “un activo” y no como “una carga”, instó no obstante a Ankara a “intensificar sus esfuerzos” en materia de reforma, especialmente para consolidar la libertad de expresión y las Libertades Fundamentales, así como a impulsar los cambios necesarios para aproximar su legislación a la comunitaria en materia de Política Social, Política Fiscal y ayudas de Estado.

   Por su parte, Erdogan recalcó que su Ejecutivo permanece comprometido con las reformas para cumplir un día “el objetivo compartido” por Ankara y Bruselas de ingresar como “miembro de pleno derecho” en la UE y subrayó su deseo de que 2009 ofrezca “un nuevo impulso” a las negociaciones de adhesión para abrir más capítulos de los “dos por presidencia” habituales, sobre todo dijo, tras el nombramiento del nuevo jefe negociador turco con la UE, Egemen Bagis. En este sentido, reclamó a los europeos no ver el ingreso de Turquía como “una carga”. “Somos una ventaja en nuestra Alianza de Civilizaciones”, recalcó.

   Barroso le trasladó “todas las garantías” de que la Comisión apoyara “progresos reales” en las negociaciones en los próximos seis meses. “Tenemos que ganar el apoyo de la opinión pública europea a la adhesión de Turquía”, reconoció no obstante.

 

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

Publicidad