Inmodiario

La nueva Ley de Contratos del Sector Público (LCSP) que entra hoy en vigor traspone al ordenamiento jurídico español las directivas europeas en materia de contratación pública y valora la calidad de los proyectos por encima del precio de licitación. De esta manera, se elimina la posibilidad de poder adjudicar mediante subasta proyectos de consultoría de ingeniería donde el carácter intelectual pesa sobre los demás aspectos.

El texto legal, que incorporó en la fase de consulta pública buena parte de las enmiendas presentadas por Tecniberia, debería estar plenamente operativo con la inmediata aprobación de los nuevos pliegos de contratación pública que la ley exige, pues a la atonía de inversión pública de las diferentes administraciones, además de la prórroga de los presupuestos del Estado que estanca aún más la mínima inversión dispuesta, no debería unírsele un nuevo parón en la licitaciones por no disponer con rapidez de los pliegos de contratación necesarios.

La nueva LCSP primará la calidad técnica de los proyectos, el conocimiento, la experiencia y la dedicación de las empresas y sus profesionales por encima de los criterios económicos, el objetivo que TECNIBERIA viene defendiendo durante los últimos años. La Ley implica, además, un avance sustancial sobre la legislación existente, al especificar que en los contratos de servicios que tengan por objeto prestaciones de carácter intelectual, como los servicios de ingeniería y arquitectura, se aplicará más de un criterio de adjudicación, no pudiendo ser el precio el factor determinante de la adjudicación. Así, los criterios relacionados con la calidad deberán representar, al menos, el 51 por ciento de la puntuación asignable en la valoración de las oferta.

Con la entrada envigo de esta Ley, España proporciona a la calidad técnica de los proyectos una ponderación que se aproxima a la que le otorgan organismos internacionales de reconocido prestigio y las principales instituciones de nuestro entorno, como la Comisión Europea, el Banco Mundial, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Interamericano de Desarrollo o el Banco Asiático. En todas ellas la calidad técnica del proyecto pondera un 80%.

Confiemos que esta ley ayude a que España deje de ser el país de la UE en el que más proliferan las incidencias o imprevistos durante la ejecución de las obras, dando lugar a los famosos modificados, con el sobrecoste que ello supone. Es evidente que algo se estaba haciendo mal y Tecniberia espera que esta situación pueda ir revertiendo.