Inmodiario

CaixaBank ha llegado a un acuerdo con la sociedad SH Findel, S.À R.L. (sociedad controlada por TPG Sixth Street Partners) para comprar el 51% del capital social de Servihabitat Servicios Inmobiliarios por un precio de 176,5 millones de Euros. La operación está sujeta a la aprobación de las autoridades de competencia.

Con esta adquisición, CaixaBank recuperará el control del servicer de sus activos inmobiliarios, lo que le permitirá una mayor flexibilidad y eficiencia en la gestión y comercialización de dichos activos así como una reducción de sus costes. Se estima que la recompra del 51% de Servihabitat tendrá un impacto negativo de aproximadamente -15 puntos básicos (0,15%) en la ratio de capital de nivel 1 ordinario (CET1 fully loaded) y de aproximadamente -200 millones de euros en la cuenta de resultados de 2018.

Como contrapartida, en los próximos años se espera que genere un impacto positivo en la cuenta de resultados de aproximadamente 45 millones de euros anuales.

De esta manera, CaixaBank deshace antes de tiempo -estaba previsto que la operación realizada en septiembre de 2013 quedara resuelta en 2023- la venta del 51% de Servihabitat Gestión Inmobiliaria al grupo de capital riesgo estadounidense TPG.

Entonces, la operación valoraba la compañía de servicios inmobiliarios en un máximo de 370 millones de euros, e incluye un acuerdo por el que Servihabitat gestionará en exclusiva durante los próximos diez años los activos inmobiliarios del grupo La Caixa.

La operación se articulaba en dos fases. En un primer momento, Criteria CaixaHolding, filial del Grupo "la Caixa", traspasaba la totalidad de Servihabitat Gestión Inmobiliaria a CaixaBank por 98 millones de euros, operación valorada por los expertos financieros de Citi y Rothschild. Posteriormente, CaixaBank realizará la transacción del 51% a TPG. Tras este acuerdo, el capital de Servihabitat Gestión Inmobiliaria quedará repartido entre TPG (51%) y CaixaBank (49%).

La valoración final de la operación dependía del volumen de activos inmobiliarios propiedad de CaixaBank que sean gestionados por la sociedad hasta septiembre de 2017, y que podrían hacer variar el valor final de la sociedad entre los 250 y los 370 millones. La plusvalía bruta estimada de CaixaBank generada por esta operación ascendía a 255 millones de euros.