Inmodiario

El Plan Especial de Protección (PEP) de Ciutat Vella, en Valencia, protege más de 2.250 inmuebles que configuran el área de predominancia residencial en la que "no es admisible la compatibilidad del uso hotelero con el uso residencial. En ninguno de ellos se admite el uso de vivienda turística-profesional".

Así lo ha explicado el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Vicent Sarrià, durante una sesión informativa dirigida a los vecinos y vecinas para presentarles el documento que actualmente se encuentra en fase de exposición pública. Sarrià ha destacado que se trata del primer plan que ha contado con talleres de participación activa en los que han intervenido los colectivos del distrito.

"Entre la cantidad de retos a los que el PEP de Ciutat Vella debía dar respuesta, uno de los más importantes era mantener el tejido residencial y recuperar población, limitando la terciarización del distrito y conteniendo el avance de los apartamentos turísticos", ha resaltado Sarrià, quien ha explicado que mientras se redacta y tramita el plan, "se declaró una suspensión de licencias que frenó en seco las nuevas solicitudes, y que se mantendrá hasta la aprobación definitiva del plan".

Además, ha incidido en que el PEP "ha dado respuesta protegiendo el uso residencial de la mayor parte de los edificios en el barrio del Carme, y la mayor parte de El Pilar (Velluters), Mercat y Seu Xerea".

En esta línea, ha recordado que con el planeamiento vigente, "cualquier edificio residencial era susceptible de convertirse en un hotel o en apartamentos turísticos". "En cambio -ha continuado-, el PEP elimina esa compatibilidad urbanística, excepto en la zona de Sant Francesc, prohibiendo su implantación y asegurando así el mantenimiento del uso actual y, con ello, de la población del centro histórico".

Los edificios singulares no podrán ser apartamentos turísticos

Sarrià ha puntualizado que excepcionalmente en edificios de tipología no residencial, palaciega, casa señorial o singular, "aunque se ha mantenido el uso residencial, se contempla que puedan dedicarse al uso comercial, de oficinas u hotelero, pero nunca a apartamentos, y siempre con autorización de la Comisión Municipal de Patrimonio".

Finalmente, el concejal ha remarcado que para "alcanzar el objetivo de proteger el uso residencial y recuperar población es necesario que desde Actividades se intensifique la labor de control e inspección de los apartamentos turísticos para detectar situaciones ilegales". "Este trabajo, que no depende del planeamiento del PEP, es vital para la convivencia en el distrito", concluía.