Inmodiario

Barcelona reactiva el desarrollo del parque de los Tres Cerros para consolidarlo como gran pulmón verde de la ciudad. El Gobierno municipal ha convocado un concurso de proyectos para dar una mirada única a la mejora global de esta gran zona verde situada entre los distritos de Huerta-Guinardó y Gràcia, de una superficie de 123 hectáreas que incluye los cerros de la Rovira, del Carmel y de la Creueta del Cuello.

Se trata de dar un impulso definitivo a los Tres Cerros, uno de los grandes espacios naturales más importantes de la ciudad y de ámbito metropolitano, junto con Montjuic. Y el parque más destacado del corredor verde Collserola-Ciutadella por su magnitud, diversidad de hábitats, biomasa vegetal y riqueza faunística.

El planeamiento urbanístico ha reconocido siempre la condición de parque para los Tres Cerros, desde el Plan Comarcal de 1953 hasta la Modificación del Plano general metropolitano (MPGM) de 2010, el ordenamiento vigente. El planeamiento actual se elaboró con un proceso participativo amplio que permitió distinguir el valor ecológico y estratégico del espacio natural.

No obstante, desde 2010 no se ha conseguido avanzar a un ritmo suficiente hacia la configuración de los Tres Cerros como un gran espacio verde de referencia, muy conectado con su entorno inmediato y con el conjunto de la ciudad. Por eso, el Ayuntamiento ha convocado las bases del concurso restringido de proyectos, que servirá para definir la hoja de ruta de la actuación al parque en los próximos años.

El ámbito del concurso es una superficie total de 82 hectáreas que corresponde casi en su totalidad a los suelos calificados al MPGM de 2010 como parques y jardines y los viales asociados, y puntualmente a los destinados al realojo de los vecinos a Can Barón. quedan excluidos los tres parques ya consolidados hoy en día, como son lo Park Güell, el parque de la Creueta del Cuello y el del Guinardó histórico.

El objetivo es atraer proyectos para elaborar por primera vez y después de años de estudios, planeamientos e intervenciones puntuales, una propuesta global e integral para el parque de los Tres Cerros.

El hilo conductor que determinará la elección de las actuaciones a llevar a cabo serán los valores ecológicos, de forma que el futuro del parque se dibujará bajo criterios y paisajísticos y de gestión del verde, el agua y la energía.

De entrada, pues, se requerirá que las propuestas que se presenten preserven los recursos naturales del entorno y hagan una buena definición formal y paisajística de los espacios libres a urbanizar y los usos asociados, y de los elementos que caracterizarán el parque. También tendrán que concretar las volumetrías de los edificios de viviendas de realojo al sector de Can Barón.

Tres sectores diferenciados

Para lograr una mayor claridad en las propuestas, el concurso identifica tres sectores donde la naturaleza de los aspectos a resolver presentan características diferenciadas.

Sector 1. Estructura básica de caminos y anillas en el entorno de los cerros (454.692 m2)

A los Tres Cerros hay caminos más o menos formalizados, sin lógicas de recorridos muy definidas que ayuden a estructurar el parque. Por eso, este primer bloque servirá para definir la estructura básica y características tipológicas y paisajísticas de los caminos y anillas en el entorno de los cerros de la Rovira, el Carmel y la Creueta del Cuello.

El suelo que se tendrá que desarrollar corresponde al que al MPGM de 2010 se destina en parques y jardines urbanos, que incluye las edificaciones existentes situadas básicamente en cuatro núcleos: Cerro de la Rovira - Mühlberg; Labèrnia - Marià Labèrnia , Marsans Rof y Creueta del Cuello.

Se valorará que las propuestas concreten aspectos como el tratamiento a hacer en cuanto a los caminos, tipologías de los de espacios y la vegetación, el aprovechamiento del agua de lluvia, la generación de energía y las posibles zonas de uso o actividades.

Sector 2. Bordes del Parque (438.110 m2)

Corresponde en la franja norte y nordeste del parque, la más cercana y en contacto con las calles y los tejidos de los barrios que lo rodean. Hay que formular una propuesta que la dote de la mayor continuidad posible para mejorar la relación con su entorno inmediato y el vecindario.

En este ámbito, el MPGM de 2010 prevé diferentes calificaciones -parco urbano, vivienda y equipamientos-, pero el concurso se limita al que se califica como parques y jardines urbanos.

Los proyectos tendrán que concretar la sección de las calles que hacen borde, la definición de los puntos y las zonas de acceso existentes y nuevas y el tratamiento de las áreas inmediatas en el entorno de las viviendas y equipamientos reconocidos por el MPGM.

Sector 3. Canteras de Can Barón (131.428 m2)

Este es el sector que, tanto por su posición en el parque como por las determinaciones del planeamiento, tiene un carácter más urbano. El reto es poner en valor los entornos de las canteras y establecer una buena relación con el espacio público y las edificaciones del ámbito.

A la vez, el concurso prevé encontrar soluciones en relación a la reubicación a tres nuevos emplazamientos, trabajados con los vecinos, de las viviendas de realojo previstos a Can Barón para el MPGM de 2010. Esta reubicación comportará el reajuste de los suelos destinados a zona verde, equipamiento y viales del conjunto del sector 3, manteniendo los parámetros de edificabilidad, número de viviendas, superficie de zona verde y uso de equipamientos.

Ganadores, jurado y calendario del concurso

El concurso, a dos vueltas, se plantea para equipos multidisciplinarios con miembros especialistas en ámbitos como el verde urbano, arquitectura, paisajismo, ingeniería y biodiversidad, entre otras. De todos los participantes, durante el mes de noviembre se seleccionará un máximo de nuevo equipos que pasarán a la segunda vuelta del concurso. Estos equipos finalistas tendrán que presentar sus propuestas y recibirán un premio de 6.000 euros cada uno.

Los ganadores serán tres equipos como máximo, que se conocerán el mes de marzo y recibirán el encargo de redactar los anteproyectos. El plazo de redacción será de cuatro meses y medio.

Para seleccionar las propuestas finalistas y ganadoras, se conformará un jurado con seis representantes del Ayuntamiento -la cuarta tinenta de alcaldía, el regidor de Gràcia, la regidora de Huerta-Guinardó, el comisionado de Ecología, el director de Modelo Urbano y el director general de Barcelona de Infraestructuras Municipales, S.A. (BIMSA)-, un representante de la Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas (FAVB), dos expertos externos propuestos por la FAVB, dos más propuestos por el Colegio Oficial de Arquitectas de Cataluña (COAC) y dos más a propuesta del Colegio Oficial de Ambientólogos de Cataluña (COAMB).