Inmodiario

El Juzgado de lo Penal número 2 de A Coruña ha absuelto al alcalde de Abegondo, José Antonio S.M., del delito continuado contra la ordenación del territorio del que le acusaba la Fiscalía por la construcción de viviendas en suelo rústico entre 2002 y 2007 en Limiñón.

El magistrado ha sentenciado como autores de ese delito -contra la ordenación del territorio- al exalcalde de Abegondo Juan José R. y a tres técnicos municipales. Al exregidor le ha impuesto ocho años de inhabilitación especial para el ejercicio de todo cargo o empleo público relacionado con la construcción.

A uno de los arquitectos lo ha condenado a dos años de prisión y a diez de inhabilitación para cargo o empleo público relacionado con el urbanismo; y, al los otros dos técnicos, a siete y ocho años, respectivamente, de inhabilitación para el ejercicio de todo empleo público o cargo relacionado con la construcción.

El juez declara también la "ilegalidad" de todas las licencias que se trataron en este procedimiento penal y deja en manos de la jurisdicción Contencioso-administrativa la decisión sobre el derribo de los inmuebles o la reposición de la legalidad.

La sentencia, no obstante, ordena al arquitecto inhabilitado durante diez años a derribar, por cuenta propia, la casa que tiene en la zona, pues destaca que "participó en el procedimiento y tuvo ocasión de defender la legalidad de su vivienda".

"En el caso que se resuelve, lo expuesto justifica no solo la sanción penal, sino que la impone, pues basta contemplar las imágenes aéreas de las urbanizaciones diseñadas y consentidas por los acusados para advertir que el patrimonio paisajístico de Abegondo ha quedado seriamente dañado. No se trata de una vivienda o dos ilegales e ilegalizables", señala el magistrado del Juzgado de lo Penal nº2 en la sentencia, en la que especifica que "se trata de más de cincuenta licencias en diferentes actuaciones, y algunas fincas más también afectadas".

El magistrado recalca que "zonas enteras del municipio" han sido "convertidas en una arbitraria e irracional dispersión de edificaciones, con el resultado de un feísmo agravado y una caótica y posiblemente irreparable urbanización del Ayuntamiento".