Inmodiario

El mercado residencial español sigue mostrando una evolución favorable dentro de parámetros de prudencia y estabilización de los principales indicadores inmobiliarios. Así, habiéndose superado ya la primera mitad del año, el precio medio de la vivienda en España subirá un 3% hasta finales de 2018, lo que situará el precio por metro cuadrado en los 1.700 euros respecto a los 1.650 euros/m2 registrados a principios de año.

Por zonas, Madrid, Catalunya, el litoral valenciano, País Vasco y Baleares son las regiones cuyos mercados registrarán mayores subidas, con alzas de hasta un 7% hasta final de año. Por el contrario, Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha serán las comunidades en las que menor variación se apreciará. En este sentido, la tendencia al alza de los precios en el mercado inmobiliario residencial se debe, principalmente, a la descompensación entre oferta y demanda, al aumento del crédito financiero y al crecimiento global de la economía española.

En cuanto al tiempo necesario para la venta de un inmueble, la media en España se ha fijado en los 7 meses durante el primer semestre del año, una cifra que es de alrededor de 3 meses en las provincias de Barcelona y Madrid, mientras que sobrepasa los 12 meses en las comunidades con menor demanda como son Cantabria, Galicia, Castilla-La Mancha, Castilla y León o Extremadura. Las previsiones de donpiso contemplan que estas cifras se mantengan hasta finales de año.

"Las perspectivas del mercado residencial son óptimas no sólo porque la situación general de la economía acompañe, sino porque el sector está encontrando soluciones a las necesidades que demandan los diferentes agentes que lo forman. Además, la implementación de nuevos sistemas tecnológicos está permitiendo reducir costes y el tiempo medio por operación, así como incrementar la calidad del servicio que se les ofrece a los clientes", indica Emiliano Bermúdez, subdirector general de donpiso.

En este contexto, donpiso ha cumplido con su plan de expansión en la primera mitad del año llegando a las 115 oficinas en España con la apertura de 13 nuevas oficinas, una media de dos nuevas oficinas al mes. La presencia de la inmobiliaria sigue creciendo en España a partir de su red de 33 oficinas de propiedad y sus 82 franquicias, con un equipo profesional que supera los 600 trabajadores.