Thursday, 7 July 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

El Café Comercial de Madrid admitirá cualquier uso pero sin cambiar casi nada

No va a ser fácil volver a poner en valor el centenario Café Comercial, el más antiguo de Madrid que, tras 128 años de servicio, echaba el cierre, de manera sorprendente, el pasado 27 de julio.

Las dos dueñas, María Isabel Serratacó e Isabel Contreras, herederas de los originarios propietarios han creído conveniente poner punto final a esta singladura y no proseguir, como ya lo venían haciendo, dejando en manos de sus hijos -la que sería cuarta generación familiar- el negocio.

Ahora surge la gran duda. Qué futuro le puede deparar a un inmueble que a buen seguro no le van a faltar pretendientes por el lugar estratégico en el que se está situado, en plena glorieta de Bilbao haciendo esquina con la calle de Fuencarral.

Además, la disponibilidad no se reduce a la planta baja donde estaba la cafetería, sino a todo el edificio, del que son propietarias tanto Serratacó como Contreras. De hecho, en los últimos años los hijos de las dueñas, que habían pasado a regentar el negocio, habían comenzado a hacer diferentes actividades culturales en la primera planta.

No obstante, y para que no haya malentendidos, el Ayuntamiento de Madrid ha querido salir rápidamente al paso para lanzar un aviso a navegantes. En el edificio se admite cualquier uso, pero sin mover buena parte de los elementos, al estar catalogado con nivel I de protección de la Dirección General de Edificación, que corresponde a aquellos establecimientos de gran valor en los que se pretende la conservación integral de su organización arquitectónica, tanto en acabados como en materiales.

El Café Comercial está protegido arquitectónicamente en su integridad, tanto la escalera, la fachada y el salón, así como sus paramentos verticales, techos, mostrador, lámparas, paños, rótulo, muebles auxiliares y otro tipo de mobiliario.

Por ello, no se admitirá ningún uso que implique la realización de obras que puedan poner en peligro alguno de ellos. Así, serían admisibles los usos residencial, industrial, hospedaje, comercial, oficinas, recreativo, dotacional, y otros servicios terciarios. Además se admitirán otros usos autorizables para los que sería necesario tramitar previamente un Plan Especial.

Dentro de los usos recreativos, se contempla la posibilidad de la planta baja e inferior para salas reunión con aforo inferior a 50 personas; establecimientos de consumo de bebidas y comidas con aforo inferior a 100 personas; y espectáculos con aforo inferior a 300 personas.

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

Publicidad