Inmodiario

La directora de la Agencia Tributaria de Galicia, María Victoria González, informaba de que 98.000 contribuyentes no pagaron el impuesto sobre sucesiones y casi 18.000 se beneficiaron del programa Impuestos cero en el rural

Los hogares gallegos ahorraron el pasado año 83 millones de euros en el pago de impuestos a la Xunta en herencias y en medio rural, por consecuencia de la rebaja fiscal aprobada por el Gobierno gallego y que está en vigor desde enero de 2016, según muestran los datos de la Agencia Tributaria de Galicia (Atriga).

La directora de este organismo, María Victoria González, informó hoy en el Parlamento de la actividad desarrollada por la Atriga durante el pasado ejercicio. En el campo fiscal, destacó que 2017 fue el primer año en el que la bajada de impuestos aprobada por la Xunta tuvo un efecto completo.

Por causa de esto, un total de 98.141 contribuyentes gallegos recibieron una herencia y no pagaron ni un euro en el Impuesto sobre Sucesiones, ya que más del 99% de los gallegos no pagan este impuesto cuando reciben una herencia de un familiar directo.

Además, otros 17.816 contribuyentes se beneficiaron del programa de Impuestos cero en el rural, más del doble que el año anterior. Este programa deja libre de impuestos a la Xunta la adquisición de un bien rústico o la ampliación de una explotación agraria, y fue ampliado en 2017 a la adquisición de una vivienda habitual en el medio rural para todos los menores de 36 años, las personas con discapacidad y las familias numerosas.

En el actual ejercicio volvió a ser ampliado con nuevas medidas para fomentar el alquiler de inmuebles rústicos, la participación en cooperativas agrarias o las inversiones asociadas a las sociedades de gestión forestal.

María Victoria González también señaló que la Atriga obtuvo el pasado año 6,9 euros por cada euro invertido en las actuaciones de lucha contra el fraude fiscal, lo que permitió aflorar 144 millones de euros de deuda no declarada por los contribuyentes.

Este organismo comprobó en el último ejercicio más de 325.000 autoliquidaciones del Impuesto de transmisiones patrimoniales y del Impuesto sobre sucesiones y donaciones, ya que ambos tributos concentran la mayor parte de los ingresos tributarios gestionados por la Xunta. Esto supuso un aumento del 16% respecto a las autoliquidaciones comprobadas en el ejercicio anterior.

Más ingresos

En el año 2017, la Administración tributaria gallega consiguió unos ingresos de 549,7 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,6% respecto al año anterior. Este incremento en la recaudación se debe principalmente a la paulatina recuperación del mercado inmobiliario en lo que alcanza a la vivienda usada y también al desarrollo de un plan especial de lucha contra el fraude fiscal, que permitió detectar 32,2 millones de euros.

Además, la Agencia Tributaria de Galicia atendió más de 262.000 personas el pasado año, tal como muestran los datos de los gestores de colas de este organismo. Esta cifra supone un incremento del 2% en comparación con el año 2016. El tiempo de atención por usuario fue de cinco minutos para el Impuesto sobre Transmisiones y de diez minutos en el de sucesiones.María Victoria González también destacó el éxito de la colaboración que de manera anual mantiene la Atriga con la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) en la campaña de la renta, que permitió atender a 38.560 contribuyentes.

Finalmente, en el campo de la evaluación de la información y asistencia al contribuyente, destacó que en 2017 se presentaron sólo 81 quejas, lo que supone una ratio de menos de 3,1 quejas por cada 10.000 personas atendidas.