Thursday, 18 August 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

S&P rebaja los ‘ratings’ de Caja Madrid, Popular, Ibercaja y Banco Sabadell

   MADRID.   La agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s Rating Services ha rebajado los ‘ratings’ a largo plazo de Caja Madrid, Banco Popular, Ibercaja y Banco Sabadell como consecuencia del mayor pesimismo de la agencia respecto a la magnitud y duración de la recesión en España y su posible efecto en los pérfiles de crédito de las cuatro entidades, especialmente en su rentabilidad y en la calidad de sus activos.

   En este sentido, S&P señala que este recorte de la calificación refleja las expectativas de la agencia respecto al impacto en la solvencia a largo plazo de la “grave” recesión en curso.

   De este modo, S&P coloca el ‘rating’ a largo plazo de Caja Madrid en ‘A’ desde ‘A+’ con perspectiva negativa, mientras que la calificación a largo plazo de Banco Popular cae a ‘A+’ desde ‘AA-‘ con perspectiva negativa. Por su parte, la calificación a largo plazo de Ibercaja se sitúa en ‘A’, desde ‘A+’, mientras que el ‘rating’ a largo plazo de Banco Sabadell ha sido rebajado a ‘A’ desde ‘A+’, aunque en ambos casos se produjo una mejora de la perspectiva, que se sitúa en estable desde negativa.

   En el caso de la caja de ahorros madrileña, S&P destaca que la medida refleja las expectativas de un mayor deterioro de la calidad de sus activos, así como de la rentabilidad en los dos próximos años.

   “Hemos observado un significativo deterioro en los préstamos de Caja Madrid, particularmente desde la segunda mitad de 2008, con los préstamos en riesgo de mora alcanzando el 5,4% del total a finales de año, por encima de la media del sistema bancario español”, señala la agencia.

   Por su parte, S&P explica el recorte del ‘rating’ de Popular por el probable incremento material de sus activos problemáticos en los dos próximos años, lo que podría provocar un nivel de provisiones por pérdidas de crédito que afectara a los resultados de la entidad, pese a la fortaleza comparativa del banco para generar ingresos.

   Asimismo, la agencia señala que la rebaja de la calificación de Ibercaja se relaciona con la opinión de que la calidad de sus activos y su rentabilidad se verán presionadas por el empeoramiento de las condicones económicas en el país.

   “Creemos que la cartera de préstamos a promotores inmobiliarios de Ibercaja, que representaba el 19% del total a final de 2008, es particularmente vulnerable a la actual corrección abrupta del mercado inmobiliario español”, señala S&P.

   En el caso de Banco Sabadell, la agencia de calificación justifica el recorte del ‘rating’ por su expectativa de que la entidad pueda ser vulnerable a las mayores pérdidas crediticias vinculadas al empeoramiento de la coyuntura económica debido a su exposición al sector inmobiliario y a su actividad principal de préstamo a pequeñas y medianas empresas.

   Por otro lado, S&P destaca que, en su opinión, numerosas instituciones financieras españolas sin calificar, “principalmente cajas de ahorro”, están sufriendo y continuarán sufriendo en mayor medida que las entidades calificadas.

UNA RECESIÓN MÁS PROFUNDA Y DURADERA.

   La agencia de calificación crediticia revisó a la baja el pasado 17 de febrero su previsión de crecimiento del PIB de España que, en su opinión, se contraerá un 2,9% en 2009 y un 0,3% el próximo año, lo que implica una recesión “más larga y profunda”, que incrementa la magnitud de las dificultades a las que se enfrenta el sistema financiero español.

   “Esperamos que el deterioro de la calidad de los activos continuará durante los dos próximos años, aunque la gravedad de los problemas variará significativamente de una institución a otra, como ya quedó patente en 2008”, señala la agencia, que considera que el impacto sobre cada entidad dependerá de su mix de créditos y los estándares para la suscripción de crédito durante el periodo de ‘boom’.

   De este modo, S&P advierte de que, igual que ocurrió en 2008, las carteras de las entidades vinculadas al sector inmobiliario, la construcción y las actividades relacionadas registrarán las mayores tasas de impagos como resultado de la acusada contracción en la demanda de vivienda.

   Asimismo, la agencia prevé un pronunciado incremento de la morosidad relacionada con los créditos concedidos a pequeñas y medianas empresas debido a la caída del consumo.

   “El deterioro que observamos en el mercado laboral español es particularmente agudo”, apunta la agencia, que espera que el paro alcance el 17% en 2010.

   “Aunque el desempleo afectará a todas las carteras de hipotecas residenciales, consideramos que las más vulnerables son las hipotecas concedidas en los últimos años, especialmente entre 2005 y 2006, con elevados ratios LTV y una accesibilidad forzada”, explica S&P, que apunta que, en numerosos casos, las entidades otorgaron esos préstamos a personas con bajos ingresos, inmigrantes y personas no residentes que iban a adquirir una segunda vivienda.

   En este sentido, la agencia señala que las cuatro entidades afectadas por el recorte de calificación a largo plazo deberán realizar diferentes esfuerzos de provisionamiento.

   Asimismo, S&P advierte de que si la recesión es más profunda de lo previsto para 2010 ó si se prolonga en 2011, la flexibilidad de algunas entidades para enfrentarse a este entorno se vería afectada.

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS