Wednesday, 10 August 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

HomeEconomía y NegociosLegal y JudicialGastos y fiscalidad ligada...

Gastos y fiscalidad ligada a la inversión inmobiliaria en Panamá

En la actualidad a pesar de la contracción del mercado inmobiliario a nivel mundial, Panamá sigue siendo un país interesante dónde invertir en la adquisición de inmuebles, entre otras razones porque no hay que olvidar que el crecimiento económico de Panamá se mantiene en tasas superiores al 6% desde hace más de cinco años. A ello hay que sumar unos costes reducidos en la adquisición y transmisión de los bienes inmuebles y una fiscalidad más que atractiva en la compraventa.

En lo que se refiere a los costes en la adquisición giran entorno a un 2% sobre el precio de compra que se reparten entre los honorarios del Notario y de los Abogados que se contraten para llevar a cabo la operación inmobiliaria. Este 2% ha de ser abonado íntegramente por el comprador. El coste de la desinversión está entre un 5% y un 7% entre gastos de Agentes inmobiliarios y el Impuesto de Transmisiones que el vendedor debe abonar a resultas de la transmisión. Comparando estos costes no ya con España, sino con otros del entorno como Costa Rica en donde están entre el 5% y el 7%, la compra en este sentido es “barata”.

La carga tributaria que ha de soportar el inversor persona física en Panamá en las diferentes fases de la inversión también es reducida. Por la compra como se ha puesto de manifiesto, el adquirente no ha de abonar ningún impuesto. La tenencia del inmueble se sujeta al Impuesto de Inmuebles (equivalente a nuestro IBI) hasta un máximo del 1% sobre el valor catastral. La legislación panameña prevé la exención (no pago de impuestos) durante 20 años para todos aquellos inmuebles destinados a vivienda cuya construcción sea anterior a Julio del 2009. Si el bien inmueble se alquilase, las rentas obtenidas tributarían en Panamá según escala en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Naturales (equivalente a nuestro IRPF) hasta un máximo del 27%. Las ganancias derivadas de la desinversión se sujetan en ese país al Impuesto a las Ganancias de Capital, y como se ha señalado, al Impuesto de Transmisiones. El Impuesto a las Ganancias es relativamente complejo en el sentido de que el contribuyente puede optar entre dos formas de pago: la primera, tributando a un 5% sobre el valor catastral incrementado en el importe de las mejoras realizadas en el bien raíz más el 10% sobre el valor catastral por cada año en el que se haya sido propietario; el segundo, a un 2% sobre el mayor valor entre el precio de venta o el valor catastral incrementado en el importe de las mejoras más el 5% sobre el valor catastral por cada año en el que se haya sido propietario. Todos aquellos inversores que hayan optado por el primer sistema no tendrán que abonar el 2% del Impuesto de Transmisiones.

El inversor español persona física residente fiscal en este país, deberá tributar además en España por las rentas que obtenga a consecuencia del alquiler en Panamá según escala hasta un máximo del 43% en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. En lo que se refiere a las ganancias de capital que pudiera obtener por la venta del inmueble estarían sujetas también en este país a un 18%. El contribuyente español se podrá aplicar en su declaración del IRPF la deducción por doble imposición internacional por los impuestos pagados en Panamá por lo que la carga tributaria final será exclusivamente la soportada en España.

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -
Publicidad

CONTENIDOS RELACIONADOS

Sociedad de Tasación ha publicado una nueva edición del Mapa del Tiempo Urbanístico

La actividad inmobiliaria acelerada tenderá a suavizarse durante la segunda mitad...

Àticos, los activos blindados del sector inmobiliario

Madrid es una de las ciudades donde estas propiedades son más...