Thursday, 7 July 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

HomeEconomía y NegociosLegal y JudicialRepública Dominicana: Consideraciones legales...

República Dominicana: Consideraciones legales y fiscales a tener en cuenta en la adquisición de bienes inmuebles.

La República Dominicana es un país sumamente interesante para la inversión extranjera. En este sentido, al realizar un análisis estratégico encontramos una serie de ventajas que hacen atractiva la adquisición de un inmueble en este destino, como son su estabilidad, su situación geográfica, el bajo coste de vida y un marco legal favorable.

Sin embargo, las referidas ventajas no son más que el punto de partida de un análisis más específico. Uno de los principales factores en el que se hace necesario profundizar son las condiciones legales del país. Un marco legal favorable y un sistema fiscal adecuado son, sin duda, la garantía de que el desembolso inicial en la adquisición de un inmueble no va a suponer posteriormente un coste adicional en impuestos u otros desembolsos que no habíamos previsto en el momento de llevar a cabo la inversión.

Por lo anteriormente expuesto es recomendable atender a las siguientes consideraciones sobre el proceso de compra así como la fiscalidad en la República Dominicana en relación con la adquisición, tenencia y transmisión del inmueble.

En primer lugar debemos señalar que no existen restricciones en cuanto a la adquisición de bienes inmuebles por parte de extranjeros. En cualquier caso, antes de iniciar cualquier trámite es conveniente contratar los servicios de un abogado para evitar posibles fraudes del vendedor o de los agentes inmobiliarios. Al respecto antes del cierre de la operación resulta necesario tomar las cautelas generales en la adquisición de una propiedad: verificar el justo título, realizar un chequeo registral y elevar el contrato a escritura pública, entre otras. Es común que el pago del precio se haga a través del abogado, que lo materializará cuando la operación de compra sea razonablemente segura en virtud de la documentación requerida.

El contrato de compraventa irá firmado por ambas partes ante notario y posteriormente se procederá a la inscripción del inmueble en el Registro correspondiente con el fin de transmitir el título de la propiedad. Estos trámites ante el Registro suelen durar alrededor de tres meses y medio.

En cuanto a la fiscalidad de la adquisición de la propiedad, el comprador deberá abonar a la Administración un impuesto equivalente a nuestro Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales del 3%. Igualmente tendrá la obligación de desembolsar el 1,30% por el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados. Sin embargo, además del pago de impuestos, de la compra se derivan otros gastos como son los de notario y Registro que ascienden a un total de aproximadamente un 1% sobre el valor de la propiedad.

Una vez adquirido el inmueble es imprescindible analizar los costes de mantenimiento desde el punto de vista fiscal. En la República Dominicana existen dos impuestos a tener en cuenta por la tenencia de la propiedad. En primer lugar, el equivalente al Impuesto sobre Bienes Inmuebles, cuyo pago sólo procederá cuando el valor de la propiedad fijado por el Gobierno sea superior a 5.000.000 RD$ (aproximadamente 100.000 Euros). El tipo de gravamen es del 1% sobre el valor de la propiedad fijado por el Gobierno. El segundo, el Impuesto al activo (equivalente a nuestro Impuesto sobre el Patrimonio) cuyo tipo de gravamen es del 1% sobre el valor de mercado del inmueble. El pago se realiza dos veces al año y puede ser deducido posteriormente en el Impuesto sobre la Renta.

Una opción para el inversor es arrendar el inmueble para poder obtener rentas mientras no haga uso de él. Para ello debe conocerse cuál es el régimen legal aplicable a los arrendamientos en la República Dominicana así como la tributación de las ganancias. En este país las rentas se gravan al 20% y su sujeción se realiza mediante retención practicada por el arrendatario que es el que deberá ingresar el importe del impuesto en la Hacienda dominicana.

Por último debe hacerse referencia al supuesto de venta del inmueble. En el país caribeño existe un gravamen sobre la ganancia patrimonial derivada de la transmisión onerosa de la propiedad que para las personas físicas oscila entre un 15% y un 25%, y para las personas jurídicas se sitúa en el 25%. La base imponible está constituida por el precio de venta o el valor de mercado minorado en el precio de compra actualizado.

Una vez analizado el marco legal y fiscal ya podemos incorporar nueva información al análisis inicial en el que veíamos las ventajas que ofrece la República Dominicana haciendo de este país un lugar interesante para adquirir el inmueble y su inversión más segura.

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

Publicidad