Monday, 27 June 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

La mancomunidad más grande de España se adapta a la nueva normativa para ahorrar un 20% de media en calefacción

La supracomunidad del barrio de la Esperanza que da servicio de calefacción a una población de aproximadamente a 8.500 vecinos en el distrito de Hortaleza de Madrid, se adapta así a la nueva normativa que obliga a la contabilización individual en edificios con calefacción central, en vigor desde el pasado 2020.

ISTA, líder en España en servicios de medición y liquidación individual de consumos de energía, suministrará más de 19.500 repartidores de costes de calefacción en alquiler a la supracomunidad de Virgen de la Esperanza, en Canillas (Madrid).

La mancomunidad, que ha pasado de pagar 275.000 euros en 2021 a 800.000 euros en gas al mes, prevé ahorrar en la temporada de calefacción del próximo año un 20% de consumo, que equivale a 20 euros por vivienda al mes.

Los altos precios energéticos y la consideración de gran consumidor que tienen las comunidades de propietarios con calderas de gas centralizadas, que les impide estar en el mercado regulado con tarifas más competitivas, ha hecho que la supracomunidad Virgen de la Esperanza de Canillas (Madrid) haya decido adaptarse a la normativa que establece la obligatoriedad de instalar sistemas de contabilización individualizada de calefacción, ahorrándose un 20% de media en la factura anual.

Según esta mancomunidad, han pasado de pagar 275.000 euros en 2021 a cerca de 800.000 euros en gas al mes, cuatro veces más, debido a la escalada del precio de esta energía. Una situación que afecta a las más de 3.500 viviendas integradas en la urbanización, y que ha llevado a sus propietarios a adoptar el acuerdo de instalar repartidores de costes de calefacción para controlar su consumo y pagar justo por lo que se gasta en cada hogar.

“Con la instalación de los contadores de energía, que no queríamos demorar más, nos adelantamos a la normativa que obliga a que todas las comunidades de vecinos cuenten con estos dispositivos en los radiadores de todas las viviendas, pero además facilitará que los vecinos, en su mayoría pensionistas, puedan controlar su consumo, y por lo tanto, su gasto, en función de su uso”, asegura Julia Vicente, presidenta de la supracomunidad Virgen de la Esperanza de Canillas.

ISTA, compañía especializada en la fabricación, instalación y gestión de dispositivos de contabilización así como en soluciones de ahorro energético tanto en electricidad como en climatización, ha sido la empresa elegida por la supracomunidad para instalar 20.000 repartidores de costes de calefacción, de modelo Doprimo, que estarán en régimen de alquiler, y para la realización de las facturas con toda la información del consumo pormenorizada.

Para Sofía Flores, directora comercial de la zona centro de ISTA, “el paso que ha dado esta mancomunidad, que es quizás el mayor district heating de Madrid, es muy importante porque, además de ser responsable con el medio ambiente, dejando de emitir toneladas de C02 a la atmósfera, sus vecinos podrán apreciar desde el primer momento un ahorro económico en sus hogares”.

Flores también considera que la instalación de contadores de energía y repartidores de costes así como la instalación del sistema de gestión energética inteligente Sophia, en comunidades y mancomunidades con calefacción central son necesarias para mejorar la eficiencia energética del parque edificado y obtener, en consecuencia, los ahorros energéticos que demanda Europa. “Y la supracomunidad de Virgen de la Esperanza es un ejemplo a seguir, que debe ser replicado por otras comunidades de vecinos, especialmente en Madrid, ya que pese a encontrarse en una de las zonas climáticas más frías, el ritmo de instalación está siendo más lento del esperado, teniendo en cuenta que será obligatoria por normativa, la colocación de estos dispositivos antes de octubre de 2022”, afirma.

Desde ISTA estiman que los vecinos de Virgen de la Esperanza podrán ahorrar un 20% en calefacción en la próxima temporada, que equivale a unos 20 euros por vivienda al mes, sin tener que realizar inversión inicial alguna.

Esta contabilización individual en edificios con calefacción central, a la que obliga el Real Decreto 736/2020, impactará positivamente en el medio ambiente, ya que la calefacción es responsable del 56% de las emisiones contaminantes, y en la sostenibilidad de los edificios. En España cerca de 1,4 millones de viviendas tienen instalaciones térmicas centralizadas.

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

SEPES adjudica dos suelos en Madrid para construir 297 viviendas protegidas

La actuación residencial Barrio San Isidro, urbanizada por SEPES, cuenta con...

Cemex desarrolla un hormigón que clona el color rojizo de Ródenas

El producto se ha utilizado en la urbanización de un parque...

MYND Hotels anuncia la apertura de un nuevo resort turístico en Fuerteventura

La gestora Canarian Hospitality gestionará un complejo que consta de 54...
Publicidad