Wednesday, 6 July 2022
Publicidad

Actualidad y Noticias del Mercado Inmobiliario

HomeUncategorizedMiguel Ángel Fernández Ordóñez:...

Miguel Ángel Fernández Ordóñez: Cerrar la puerta a la recapitalización de entidades "no es prudente"

 

Asegura que el Banco de España actuará “con discreción” ante el eventual proceso de reestructuración del sistema financiero

   MADRID.   El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advirtió hoy de que cerrar la puerta al posible uso de medidas de recapitalización de bancos o cajas de ahorros ante la enorme incertidumbre de la crisis financiera internacional “no parece una actitud prudente”.

   En su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados, Fernández Ordóñez sostuvo que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) puede desempeñar “un papel importante” en posibles operaciones de saneamiento de alguna entidad financiera, llegado el caso.

   Asimismo, el gobernador del Banco de España defendió el eventual uso del FGD para sanear bancos y cajas de ahorros por considerar que se trata de una “fortaleza singular” del sistema financiero español  que, además, se financia mediante las contribuciones del propio sector financiero.

   “Su concurso en este tipo de situaciones se mostró eficaz en el pasado, lo que supone un activo en términos de experiencia y de reputación que puede resultar de gran utilidad”, sostuvo Fernández Ordóñez, sin hacer alusión expresa al caso Banesto.

   El gobernador del Banco de España y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) insistió en que es posible que la profundidad de la crisis económica y financiera mundial pueda implicar un proceso de reestructuración del sistema bancario español.

   “De producirse (la reestructuración), el Banco de España actuará de la forma que lo ha hecho siempre, con el objetivo de que ni los depositantes ni los acreedores se vean afectados. Y, por supuesto, con discreción y profesionalidad”, dijo Fernández Ordóñez.

   Aunque aún no ha sido necesario recapitalizar ninguna entidad financiera española a raíz de la crisis financiera internacional, el gobernador recordó que el decreto ley del pasado mes de octubre ha establecido la base legal para realizar operaciones de este tipo en caso de que fuera necesario.

   El gobernador recordó que los bancos y cajas de ahorros españoles no tienen activos tóxicos en sus balances, lo que les ha suministrado “un importante factor de resistencia” frente al primer embate de la crisis, que ha marcado una diferencia “muy relevante” con lo que está sucediendo en otros sistemas financieros nacionales más severamente afectados.

ESPAÑA NO ES INMUNE.

   Sin embargo, Fernández Ordóñez alertó de que “ello no supone” que el sistema financiero español “vaya a ser inmune” a los procesos  desatados por la crisis financiera internacional originada hace 20 meses en Estados Unidos y que se demuestra como la de mayor magnitud en los últimos ochenta años.

   La prolongación de las tensiones financieras y la retroalimentación entre la vertiente financiera y real de las distintas economías, han generado “una segunda ronda de efectos”, indirectos o inducidos en las entidades de crédito, advirtió. Eludir alguno de estos efectos indirectos va a resultar “más complicado”, agregó.

   Según explicó, los excesos evidentes cometidos en muchos países durante una larga etapa de condiciones financieras marcadamente laxas están forzando ahora a un proceso de desapalancamiento entre los intermediarios financieros, que encuentran en sus niveles de capital una limitación en su capacidad para conceder préstamos.

   “La información de la que disponemos en estos momentos no hace pensar que en España este efecto pueda ser importante aún, pero es evidente que se trata de una fuente de riesgos que ha de tenerse en cuenta”, precisó Fernández Ordóñez.

   A su parecer, la “buena salud global” del sistema financiero español es un activo de primer orden para la economía española, por lo que es necesario velar para que esa solidez se preserve en las condiciones de tensión financiera y deterioro macroeconómico.

   Si el sistema español se debilitara severamente, como ha ocurrido en otros países, la financiación de la economía se haría aún más difícil y el crecimiento se resentiría en mayor medida, dijo Fernández Ordóñez, que prevé una recesión de cierta magnitud y un crecimiento débil o negativo del crédito.  

   El gobernador agregó que cualquier programa de acción efectiva que acometan los diferentes países deben contemplar acciones coordinadas en diversos frentes, que permitan abordar de manera conjunta los “no pocos retos” a que se enfrenta la economía española. “Este es el enfoque adoptado a nivel internacional, que también nosotros hemos de seguir”, dijo.

- Publicidad -

CONTENIDOS DE PORTADA

- Publicidad -

CONTENIDOS RELACIONADOS

Publicidad